Reseña realizada por Paula Fuentes, Sonia Riera y Mariana Valenzuela, psicoanalistas y socias de la Sede de Madrid de la ELP

La Biblioteca de Orientación Lacaniana de Madrid organizó un ciclo de tres encuentros bajo el título “Psicoanálisis y feminismos, una conversación” con el fin de iniciar un acercamiento y una charla con los diferentes movimientos feministas acerca de temas que conciernen al psicoanálisis. La experiencia ha sido muy buena tanto por la respuesta de la nutrida asistencia, por los ecos recibidos sobre la propuesta y por las intervenciones de las ponentes invitadas a quienes sin duda incluimos entre los amigos del psicoanálisis.

El 8 de mayo dan comienzo las  conversaciones sobre Psicoanálisis y Feminismos, con una primera mesa titulada “Diferencias y diversidades” en la que intervienen Vera Moreno poeta, socióloga y feminista, autora del libro de poemas La naranja entera y  Ana Lía Gana, psicoanalista y miembro de la ELP y de la AMP, con la coordinación de Mariana Valenzuela psicoanalista y socia de la sede.

Vera Moreno reivindica el feminismo como un movimiento de liberación de la mujer que encuentra un lugar de crecimiento en diferentes debates de pensamiento y teorías políticas. Advierte que la palabra feminismo está siendo utilizada por el discurso dominante con semblante de acción liberadora propiciando así una divulgación perversa de su verdadero significado.  Alerta y previene de que los ejes de dominación se disfrazan, se han apropiado de fórmulas subversivas de protesta: manifestaciones, redes, complicidad… y que evitar que una mentira se pueda convertir en verdad requiere una acción diferente, una acción colectiva.

Vera Moreno aboga por la suma de fuerzas y hace mención de los feminismos postcoloniales e indígenas, donde cabe además una reivindicación social, la lucha contra el racismo, la xenofobia, la marginalidad. Se declara feminista pero sobre todo mujer que pertenece a un colectivo que forma parte de más de la mitad de la población mundial. Un colectivo que se ha vinculado a luchas y protestas en defensa y apoyo a otros colectivos con los que se han visto identificadas, siempre a la espera de que llegue el momento de la revolución de la mujer.

Ana Lía dice que el inconsciente se identifica a los diferentes discursos de la época con la subsiguiente consecuencia para la subjetividad. Señala que a veces, el discurso feminista pasa de reivindicar los derechos de las mujeres pidiendo igualdad, a demandar la legitimación de los derechos al partener de goce. Ahora la mujer no es solo madre o esposa sino que puede ocupar puestos de trabajo y de poder. En este sentido se ha igualado al hombre. Pueden tener amantes, ser homosexuales, no ser madres o ser madres con el partener que les brinda la ciencia, el banco de esperma. Han conseguido ser, como dice Miller, la “máscara-ulina”.  Se trata de mi diferente manera de gozar, dice Ana Lía, haciendo referencia al riesgo de que se conviertan en una comunidad de goce.

En relación a la denominada 4ª ola del feminismo señala que la ciencia en tanto discurso universalizante, borra la singularidad y las marcas en el cuerpo. Crea otros cuerpos y aparece una diversidad que en su pretensión de borrar el binarismo lo reemplaza por una multiplicidad que tiene consecuencias en la subjetividad. Para concluir expone su apuesta por el psicoanálisis y la poesía que define como dos experiencias singulares de palabra que se oponen al universal de los discursos corrientes, de la ciencia y del capital que pretenden borrar la subjetividad y la singularidad del sujeto para suplantarlo por un sujeto desconectado de sus marcas singulares.

Al finalizar se procedió a la lectura de poemas de Vera Moreno y un poema de Ana Lía. Posteriormente se dio la palabra a los asistentes que realizaron preguntas y comentarios sobre los diferentes temas tratados.

La segunda mesa, “Lo femenino, los feminismos y lo político”, contó con la participación de Carolina Meloni, filósofa y profesora de Ética y Pensamiento Político en la Universidad Europea, y Mercedes de Francisco, psicoanalista, miembro de la ELP y de la AMP y docente y excoordinadora del Nucep, coordinada por Sonia Riera, psicoanalista, socia de la Sede de Madrid.

Carolina Meloni comenzó su exposición haciendo un recorrido histórico por las distintas demandas de las mujeres, contextualizando el feminismo de la igualdad, el de la diferencia y los feminismos post-coloniales. Habló también de la teoría de la opresión que tiene en cuenta la raza y la clase social, y de las nuevas conceptualizaciones en relación a la definición del concepto de mujer. “Estamos viviendo un fascismo democrático y deberíamos intentar imaginar nuevas formas colectivas de resistir”, afirma y propone conjugar una política desde la casa de la diferencia y no tener miedo a que la diferencia nos haga más resistentes.

Mercedes habló del rechazo a lo femenino y al cuerpo de la mujer y realizó un recorrido por las teorizaciones de Freud y Lacan sobre lo femenino. Tomando el Seminario 20 de Lacan, introdujo la lógica fálica diferenciándola de la lógica no-todo que ilustró con  ejemplos de series televisivas como Juego de Tronos y películas como Roma. Se habló del lugar de la mujer en la actualidad y de su patologización, y de cómo el discurso marca el cuerpo pero siempre dejando un punto de imposible para nombrarlo todo. “El todo para Lacan es un problema en sí mismo” afirmó y recordó que si bien la igualdad está del lado de la defensa de la mujer, no puede confundirse con el género. “No hay ningún sujeto para el cual no funcione el lenguaje, pero no todo en cada sujeto puede ser atrapado, dicho, escrito, por lo simbólico y por el lenguaje”, señaló Mercedes de Francisco y planteó que quizás los feminismos no han tenido suficientemente en cuenta al psicoanálisis, o al menos sólo lo han hecho de forma teórica, descartando el aspecto clínico.

Las dos ponentes estuvieron de acuerdo en plantear que un lenguaje común que pueda definir a las mujeres es imposible. Carolina planteó que la casa del feminismo solo puede ser la casa de la diferencia, la casa de las que no han tenido casa, proponiendo un cambio hacia el concepto de comunidad.

El debate posterior con el público fue muy animado, dejando escuchar distintas posiciones que han permitido compartir puntos en común así como también puntos de desencuentros, haciendo referencia a J. Butler y a S. Federici entre otras feministas para hablar sobre el patriarcado y el capitalismo neoliberal.

El último encuentro del ciclo tuvo lugar el 6 de Junio bajo el título “El Amor en Cuestión” con Esther Peñas, periodista, poeta y escritora de novelas, y Rosa López, psicoanalista, docente del Nucep, miembro de la ELP y la AMP, coordinado por Carmen Bermúdez, psicoanalista, socia de la Sede de Madrid.

Esther Peñas plantea cierta devaluación del amor al convertirse de alguna forma en mercancía, por la falta de tiempo y la necesidad de compromiso que éste requiere, ya que aunque todos parecen querer estar enamorados no quieren aceptar que el amor se queda por fuera del tiempo y el espacio. El amor reclama del otro algo distinto, abrirse al prodigio y a la escucha, con cierta disposición a lo mágico y respeto hacia la verdad de las cosas. El amor requiere pudor para preservar lo importante para cada uno y belleza fundamental, del lado de la vida para alejarnos de lo vulgar que envilece y rechaza el esfuerzo.

Rosa López abre su intervención con una cita de Lacan: “Lo único que hacemos en el discurso analítico es hablar de amor”, ya que los sujetos se toman un tiempo para hablar de ello, haciendo un esfuerzo de poesía, puesto que el psicoanálisis pretende ir más allá de los fantasmas individuales o sociales, tomando la diferencia sexual, la relación inconsciente del sujeto con su goce, la no existencia de complementariedad ni proporción de los sexos y hablando de lo que hace síntoma en la relación sexual. Los psicoanalistas partimos de la sexuación y no las identidades sexuales, atendiendo a nuestro real del “no hay relación sexual” y sin salirnos de nuestra época, ya que las mujeres y sus modos han cambiado, aunque para ellas será siendo necesario antes o después que las palabras vayan unidas al amor o al sexo. En psicoanálisis el amor tendrá distintas caras e incluso un punto de engaño, pero apunta a un amor más digno, que soportaría el goce del otro, con y sin nosotras, sabiendo amar al otro en su faceta más real, más insoportable, aceptando que el otro es otro y que no hay una única respuesta final.

Se destaca que la falta es fundamental en el amor en su cara más vital, la importancia de la intimidad y del amor como pregunta, sin apartar la ética para dejarle al otro su espacio, abrirse a la contingencia, dejando de lado la hegemonía que a veces plantea el amor feminista. Se piensa el amor como lo que amortigua la pulsión de muerte aunque a veces la exacerba, y que deja claro que no es posible vivir sin el otro, pero sin ponerse en sus manos.

En la conversación con el público destacan cuestiones sobre la mujer como la representación de la alteridad y el empuje de algunos hombres a destruirlas por esa condición. Se menciona el poliamor y su relación con la devaluación del amor actual, la vergüenza de amar pero no de gozar, el interés de las mujeres en las palabras, el encuentro imposible, la imposibilidad de amar sin correr riesgos, la caída del deseo y la costumbre de hablar de necesidad en lugar de falta.

Se cierra el ciclo con la sensación de logro de conversación deseada, considerando la existencia del malentendido esencial pero la capacidad de escucha y por tanto de dejarle un hueco al amor, al feminismo, a la política y al psicoanálisis.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X