Reseña de Celeste Stecco

El arte puede poner delante eso que se busca no ver y callar, puede producir que la falta falte y que la angustia afecte.

Esto es algo que la obra del artista japonés Tetsuya Ishida (1973-2005) produce. Difícil salir como se entró sin que a uno nada le pase.

La enorme lucidez de este artista de tan corta vida muestra como el capitalismo neoliberal busca fabricar subjetividades aptas para su permanencia haciendo de la civilización una gran nave industrial. Ishida muestra cómo, a la vez, el sistema intenta incidir en los cuerpos: esclavizarlos, aislarlos, llenarlos, encerrarlos, hacinarlos, atraparlos, dormirlos, controlarlos… desde la infancia.

El artista nos expone a los efectos que produce en los seres hablantes el sistema de control social contemporáneo, con la educación como aliada fundamental, a la vez que deja intuir que ese control es no-todo, y que la decisión sobre la propia vida es de cada uno, aunque esta pueda implicar su final.

* Puede visitarse la exposición hasta el 8 de septiembre en el Palacio de Velázquez. Centro de Arte Reina Sofía. Madrid

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X