Imagen del Cartel del Ciclo Releyendo a Freud

La Biblioteca de Orientación Lacaniana de Madrid tiene el gusto de invitarles al ciclo: “Releyendo a Freud. A cien años de su escritura (1923-2023/1924-2024)”. Freud como es bien sabido no sólo es el creador y fundador del psicoanálisis, sino que su obra inauguró en el siglo XX un nuevo modo de concebir el pensamiento occidental. Sin lugar a dudas su trabajo introdujo un giro copernicano, una ruptura epistemológica en cuanto a la concepción del sujeto moderno. La conciencia dejó de ser el centro de la vida anímica a partir del descubrimiento de lo inconsciente por Freud. Desde entonces el psicoanálisis no ha sido un saber dócil a los discursos que intentan entender el comportamiento humano. Dar cuenta de la subversión que implica el psicoanálisis en el mundo moderno no es una tarea que se detiene en su crítica o beneplácito, sus postulados siguen siendo objeto de lecturas e interpretaciones en el amplio campo de lo que Freud inauguro. Su legado se ha expandido dentro y fuera de las instituciones que han dado vida a su obra. Por ello encontramos imprescindible tomar sus escritos para renovar la tarea de lectura, tarea que nos conduce una y otra vez a su retorno. 

La década de 1920 fue crucial en el avance de Freud hacia el reconocimiento de su invención. Por ello tomaremos el presente intervalo de los años 1923-1924 para  hacer una especial relectura a los textos de este período. Aún estamos en el incesante e incipiente descubrimiento de su renovada lectura. El centenario de sus textos es la posibilidad de confrontarnos con la verdad viva de su saber, que se funda en el corazón mismo de lo insabido: lo inconsciente como núcleo de nuestro ser. Cada unos de los textos de Freud que en este curso 2023-2024 conmemoran cien años nos permitirá constatar una vez más la potencia de sus hallazgos y el alcance de su impacto en el horizonte de nuestra época actual. 

Programa:

28 de Febrero. “Observaciones sobre la teoría y la práctica de la interpretación de los sueños. Y “algunos notas adicionales…” (1924-2024)
Ponentes: Joaquin Caretti y Lierni Trizar

10 de abril. “La organización genital infantil (Una interpolación en la teoría de la sexualidad)”. Y “Sepultamiento del complejo de Edipo”(1924-2024)
Ponentes: Gabriel Lanni, Jorge Marugan y Gerardo Requiz

29 de Mayo. “La pérdida de realidad en la neurosis y psicosis”. Y “Apéndice. Un fragmento de El mundo como voluntad y representación” (1924-2024)
Ponentes: Eduardo Chamorro , Miriam Chorne y Javier Garmendia

16 de Octubre. “Breve informe sobre el psicoanálisis”. Y “Las resistencias contra el psicoanálisis” (1924-2024
Ponentes: Gustavo Dessal y Vilma Coccoz

20 de noviembre. “El problema económico del masoquismo”. (1924-2024)
Ponentes: German Cano, Alberto Raymondi y Jaime Szpilka

Coordina: Jose Alberto Raymondi

Portada del libro

La Biblioteca de Orientación Lacaniana se complace en presentar En los bolsillos de Leopold Bloom, el nuevo libro de nuestro colega Sergio Larriera.
Es un libro que, con el singular estilo del autor, recorre moebiusianamente la intimidad de las marcas de una historia a la vez que las complejas consecuencias teóricas del Lacan más Joyceano. 
Es de sobra conocido el compromiso de Sergio por esto último, tal que así funda en 2016 el Círculo Lacaniano James Joyce además de coordinar desde el año 2010 el Taller de investigación de lenguajes en la sede de Madrid de la ELP.
 
En la contraportada recita: “Once bolsillos de Leopold Bloom van a aparecer reiteradamente a lo largo de Ulises. Son los bolsillos de sus pantalones, de su chaqueta, de su chaleco. Marion Tweedy, más conocida como Molly Bloom, duplica esta cifra, significando así los innumerables pliegues de la mentira masculina” dándonos ya una idea del recorrido. Sergio se adentra en los bolsillos de Bloom para navegar con su arqueología lacaniana al Ulises de Joyce.
También encontraremos, entre varios capítulos, los últimos desarrollos del autor acerca de la botella de Klein.
Contaremos con la presencia del autor. 
Le acompañarán:
Jorge Alemán, miembro de la ELP y AMP,(AME).
Miguel Ángel Alonso, socio de la sede de Madrid de la ELP.
Coordina: Alejandro Tolosa, miembro de la BOLM y socio de la sede de Madrid de la ELP.
 
Comisión responsable: Andel Balseiro, Roberto Banegas, Eloísa Cano, Paula Fuentes, Eloísa García, Estrella Garrido, Marjorie Gutiérrez, Julieta Miguélez, Denisse Nadeau, José Alberto Raymondi (director), Jesús Rubio, Alejandro Tolosa, Clara Urbano.

Sergio Larriera el día de la presentación

Alejandro Tolosa

Socio de la Sede de Madrid de la ELP

Buenas tardes y muchas gracias por venir.

En nombre de José Alberto Raymondi, director de la Biblioteca de Orientación Lacaniana de Madrid, quiero agradecer también a nuestros colegas que nos acompañan hoy en la mesa, y muy especialmente a Sergio Larriera: primero por el nacimiento de este singular libro y segundo por estar aquí con nosotros en su presentación.

Damos inicio a este encuentro convocado por la Biblioteca de Orientación Lacaniana de Madrid, en el que tenemos el gusto de presentar: En los bolsillos de Leopold Bloom. El ultimo libro de nuestro colega Sergio Larriera.

Un libro singular, de corte moebiano, ya que puedes estar leyendo un mapa para atravesar la selva del Ulises de Joyce, y al mismo tiempo, adentrarte en la historia de quien lo escribe.

Es un libro con voz propia. En el capitulo 1 titulado el lector Joyceano, Sergio trae un comentario de Ricardo Piglia sobre el lector que genera Joyce. Y dice que es un lector fragmentario, cito: “la propuesta misma joyceana es la fragmentación del lector, haciendo que lea pedazos, que vaya recortando pequeños detalles”

Y aquí en cierta forma siguiendo las palabras de Piglia, podemos intuir la influencia que ha tenido Joyce sobre Larriera. Ya que este es un libro fragmentario, un libro fragmentado, que busca el anudamiento que le da cada lector.

Por lo anterior, podríamos pensar, si me permite el autor, que esto que tengo entre manos es un cuerpo fragmentado.

Interior – exterior, dentro – fuera es la topología del Parletre, o Parléser que cree que tiene un cuerpo, pero que sabemos que está sujeto a una condición, “que a cada rato levanta campamento”.

Me pregunto si quizás es por esto que son tan importantes los espejos. Nos sirven para confirmar que aun no ha levantado campamento y que las cosas siguen estando ahí.

Hay un espejo en cada puerta de cada casa. El gesto de mirarse al espejo es solamente para confirmar el gesto. ¿Y qué hace cada Parléser después de mirarse al espejo y antes de salir de casa?

Tocarse los bolsillos. Confirmar que está la cartera, las llaves, el móvil, el cuerpo…Confirmar un cuerpo. Este libro es la firma de un cuerpo.

Bien, para no extenderme mucho voy a pasar la palabra a los participantes de la mesa.

En primer lugar, intervendrá Miguel Angel Alonso, socio de la sede de Madrid de la ELP.

En Segundo lugar, Jorge Alemán, poeta, escritor y psicoanalista en Madrid, miembro AME de la escuela lacaniana de psicoanálisis y de la asociación mundial de psicoanálisis, autor de diversos libros, muchos de ellos en coautoría con Sergio Larriera, Y por último, Sergio Larriera escritor y psicoanalista en Madrid, miembro AME de la escuela lacaniana de psicoanálisis y de la asociación mundial de psicoanálisis.

Día de la presentación: de derecha a izquierda Sergio Larriera, Jorge Alemán, Miguel Ángel Alonsi, Alejandro Tolosa

Miguel Ángel Alonso

Socio de la Sede de Madrid de la ELP

Tengo un recuerdo con el que quiero abrir mi comentario a este delicioso juego literario que es En los bolsillos de Leopold Bloom, bolsillos en los que, sabemos, Leopold Bloom, el protagonista de Ulises de James Joyce, guardaba una papa. El recuerdo corresponde a una escena de la que conservo una frase que mi memoria seleccionó de una conversación con Federico Schmied, un animal literario, amigo antiguo de Sergio, que me honró con su amistad en el final de sus días, y que me dijo una noche: “Una de las cosas que lamento es el distanciamiento de Sergio de la literatura”. Sólo en esa frase consiste mi recuerdo.

Y, pese a que el destino llevó a Sergio por otros derroteros de lenguaje que no son de lamentar, pues de ellos surgen con frecuencia frutos sabrosos, Federico tenía razones sobradas para ese lamento, pues todos reconocemos la potencia literaria de Sergio. Pero no se perdió en la nada. Esa potencia la tenemos presente, de forma sobrada, en este libro, donde vemos circular a la literatura y al psicoanálisis por círculos paralelos y muy próximos, de modo que las resonancias de un campo se escuchan en el otro y viceversa. Además, conocemos que su potencia literaria también se pone de manifiesto en creaciones como Lengüajes, donde Literatura y Psicoanálisis se dan la mano y se sitúan en el mismo plano del lenguaje. La impresión que le queda a uno es que En los bolsillos de Leopold Bloom es todo literatura y psicoanálisis, una fiesta de lenguaje en la que vamos a encontrar desplegada a raudales la potencia literaria que Federico le atribuía a Sergio. 

Sergio hace, en este libro, desde la misma portada, una auténtica ofrenda a la literatura de James Joyce, pero el libro es más cosas, por ejemplo, tiene un fuerte componente autobiográfico, en el sentido de que el cuerpo de Sergio está radicalmente implicado en la escritura de Joyce. Nos cuenta cuentos diversos como odiseas incluidas en Ulises de Joyce, odiseas de objetos, de palabras, de verbos, de adjetivos, de nombres. Voy a referirme fundamentalmente a dos de los cuentos incluidos en el Ulises, perdidos entre sus páginas: En los bolsillos de Leopold Bloom, y Odisea Burrera. Pero Joyce no les pone títulos explícitos ni los reúne en dos capítulos. Quien los titula y reúne es Sergio Larriera. Él es como un Pierre Menard que encontró su propia experiencia en la letra de estos cuentos de Joyce. Pero tiene más mérito, porque el personaje de Borges tenía ante sí El quijote perfectamente ordenado capítulo por capítulo en la escritura de Cervantes. Sergio no, tuvo que rastrear esos dos cuentos esparcidos por las mil páginas del Ulises y extraerlos del resto del deambular de Leopold Bloom. Entonces, remedando a Borges, no puedo sino pensar, como lector, en un título que le haría justicia a Sergio: Sergio Larriera autor de En los bolsillos de Leopold Bloom, y Sergio Larriera autor de Odisea burrera. Porque, siendo cuentos del Ulises, estamos ante una experiencia de escritura y una odisea literaria propias, pues Sergio está implicado en ella en cuerpo y alma.Por tanto, cuando remedando a Borges digo Sergio Larriera, autor de En los bolsillos de Leopold Bloom, además de la ofrenda a Joyce, tomo este libro desde una perspectiva autobiográfica, porque en el espejo que le ofrecen los textos joyceanos vamos a ver reflejado un cuerpo que goza con el embrujo de los ritmos, sonidos, resonancias, ecos, de los significantes joyceanos como si fueran suyos, y en una absoluta permeabilidad entre la literatura y el psicoanalista Sergio Larriera.  

Hay que decir que Sergio fue arrojado de bruces a esta odisea por la agudeza de Ricardo Piglia, quien, como él, supo ver la odisea de la patata en los bolsillos de Bloom. Bajo esa inspiración aparece como lector fragmentado, y diría, encarnando una formalización conceptual de su otro paisano genial Macedonio Fernández, como el lector salteado, en tanto no cabe otra posibilidad de lectura que andar a los saltos a través de todo el Ulises para escribir En los Bolsillos de Leopold Bloom y Odisea burrera. Y en ese andar a los saltos por el Ulises, como no podía ser de otra manera, vamos a ver a Sergio exprimiendo hasta lugares insospechados su capacidad para la escucha de lalengüa, para los juegos verbales, para el desbarre a partir de las resonancias y las invenciones significantes en las que se recrea y que harían las delicias del mismo Joyce. Toda una LOADA a un goce de la vida que para Sergio tiene que ver, muy directamente, con el texto literario. 

En mis lecturas, suelo detenerme en las posibilidades más locas, en lo que desbarra, disfruto con ello, pues algo me dice que para encontrar autenticidad, muchas veces el desbarre no es inferior a la razón. Por ejemplo, el libro tiene diversas notas al pie que son aclaraciones de lectura o escenas de la vida de Sergio, pero hay una que no es nota al pie, sino notalapata. Desde este desbarre recojo la sugerencia del propio libro, en donde esa “notalapata” es una nota carnal, es decir, la letra de Joyce toma la carne de Larriera. Desde ahí, como lector pensaba que a esa “notalapata” sólo le falta una “ta” para convertirla en Notalapatata. Supuse que Sergio, en su antigua lalengüa infantil, disponía en algún rincón de su goce, de miles de unidades silábicas con la forma “ta”, y simplemente le cogí una. Así, de notalapata derivé a Nota a la patata. Eso me permite una operación, y es la dramatización de esa toma de la carne por parte de la letra de Joyce. Pude pensar a Sergio orando ante la querida patata, puesto que ella es “reliquia”, celosamente guardada y perseguida de forma obstinada a través del Ulises.La trasportaba Bloom en su bolsillo como condensador de goce, entre otras cosas, como objeto sagrado que homenajeaba a su madre, también refería a la tradición de Irlanda, alimento que salvó vidas, alimento que en su falta originó el hambre y la emigración, etc., etc. Por tanto, notalapata, nota a la patata, oración a la patata, al objeto sagrado, a la tradición, patata ante la que Sergio se inclina con fruición y, de repente, escucha una voz que surge áfona de su interior para preguntarle: “¿Será, acaso, esa negra, dura y arrugada papa un mero reflejo especular de mi alma?”. Y, de repente, la misma voz, ahora como oráculo sagrado, con voz de estruendo y de trueno le pregunta: “¿Nota la patata Larriera?” E insiste la voz, sin solución de continuidad: “¿Es usted un metempsicótico?”. Lo imagino a Sergio en ese momento levantándose perplejo, mirar en todas direcciones, echarse a circular un poco el cuerpo trémulo, y llegando a casa excitado para contarle la impresionante experiencia a “il suo amore” Silvia Lagouarde. Tomo esta “notalapata” como el momento sublime en el que un trabajo de inmersión en un texto literario toma la impronta de la autobiografía en tanto Sergio asume que su cuerpo gozante se hace presente en la misma letra escrita por Joyce. Una “negra, dura, arrugada papa” a Sergio le da para tanto. 

Toda esta madeja se la arma, en gran medida, el ritmo, “la fuerza sonora y rítmica” del significante que, para Sergio, es “pasión brutal, salvaje y descarnada”, desde los tiempos ya de su estadía en el hospital psiquiátrico de Buenos Aires en el que trabajaba. Sin esos elementos cadenciosos y resonantes, la patata no sería más que un simple e imbécil signo, y el cuento Sergio Larriera autor de En los bolsillos de Leopold Bloom, no existiría. Esa pasión por el significante, su sonoridad y sus resonancias, es  lo que justifica el otro cuento incluido en el libro: Odisea Burrera. Si sumamos los dos cuentos de los que Sergio es autor, poco falta para atrevernos con Sergio Larriera autor del Ulises. Porque, además, la pasión de Sergio por la sonoridad del significante, idéntica a la de Joyce, se enfrenta a la pasión por la ignorancia. ¿Y no es ese enfrentamiento a la ignorancia uno de los temas del Ulises? En Odisea burrera, un significante, throwaway, toca a rebato para hacer vivir la aventura del juego a todos los personajes. Hay que ir a ver si ellos abren los oídos al juego significante o si sólo escuchan un imbécil y simple signo. Ahí se juegan su desdicha o su felicidad. Lo que es seguro es que a Sergio ese significante le da para escribir una odisea propia sobre un cuento ya escrito en el Ulises

Decía al comienzo que este libro era un juego literario, en el sentido de que el juego es una de las grandes pasiones de Sergio. Uno tiene la impresión de que, en el rebumbio en que anda metido, entre psicoanálisis y literatura, entre interiores que no se diferencian nada de los exteriores, entre significantes que son sonido, ritmo, cadencia, y no significado, evocando tiempos que se encabalgan, que son a la vez hoy, ayer o mañana, digo que en ese rebumbio, Sergio dejó que el lenguaje le armase la madeja. Al respecto, me permito unos ripios. Si en el juego de la ruleta, al que Sergio era asiduo, “de enero a enero la guita siempre es para el banquero”, en el juego del significante Sergio siempre aparece triunfante, apasionante, brillante, estimulante, fascinante. Ahí siempre gana Sergio. En esta mesa de juego que le ofrece el Ulises de Joyce, seguramente tan nocturna como la ruleta antigua uruguaya, la patata de Bloom es un significante que le enmadeja un escenario de triunfo absoluto, hasta el punto de que, nuevamente, remedando a Borges, Sergio podría decir: “El mundo es Bloom”.     

Tenemos entonces a Sergio Larriera, autor de En los bolsillos de Leopold Bloom, en tanto se escribe una correspondencia del texto de Joyce y el de Sergio en términos de goce, de significantes que resuenan, pero también, y esto es importante, en términos de amor. Porque hay que hacer referencia a la hermosura muy impresionante de ese lapsus final que no voy a revelar, pero hay que ir a leer, ese “yo te amo” dirigido al objeto sagrado, un “yo te amo” anterior en alemán y posterior en inglés. No se puede perder. Creo que en ese lapsus encontramos la belleza esencial y poética del libro. 

Volviendo a la frase del recordado amigo Federico Schmied, si hubo distanciamiento de la literatura, Sergio conservó intacto su genio y su genialidad. Y alcanza un éxtasis sorprendente en las últimas páginas, cuando se nos da a leer un nuevo y maravilloso significante. No sé qué pensar de esa sugerente, luminosa y deslumbrante señorita, Miss Dosdays, no sé si se trata de la trasmigración definitiva del alma de Bloom, de esa metempsicosis de la que hablábamos en Notalapata. Yo creo que sí. Nacida el 16 de Junio de 2015, y aparecida floreciente y sabia en 16 de Junio de 2022 para celebrar la efemérides en el comité del Círculo Lacaniano James Joyce. Insisto, no sé qué pensar de ella, entre Botellas de Klein, espejos joyceanos, significantes que no significan pero resuenan, neologismos deslumbrantes, etc., etc., ando un poco despistado. Se me ocurre que Sergio puede muy bien definirse en el maremágnum de idas y vueltas de Pascal cuando habla de Montaigne, pero aplicando la frase al Ulises de Joyce: “No es en Ulises, sino en mí, donde encuentro lo que leo en él”. De lo que sí estoy seguro es que en su circular por la vida, Sergio, como James Joyce, es un aligerado del signo imbécil e ignorante, y miembro vitalicio del comité de la patata de Bloom. Y de vez en cuando se echará la mano al bolsillo: “Pero, ¿Tengo la patata?”, y se responderá: “Sí, la tengo”.

Cartel de la convocatoria

Lacanianos más que un documental es un encuentro entre poesía, historia, teoría y la práctica del psicoanálisis de orientación lacaniana. Una serie de diálogos y cavilaciones marcados por la pandemia que apenas había detenido al mundo, con Madrid como su escenario, y por una serie de preguntas que intentan representar tanto una línea de pensamiento psicoanalítico como algunos de los fantasmas más profundos de nuestra sociedad.

Presentarán:

Damián Comas, doctor en literatura, escritor y director.

Alejandro Tolosa, miembro de la BOLM y socio de la sede de Madrid de la ELP.

Marjorie Gutiérrez, miembro de la BOLM y socia de la sede de Madrid de la ELP.

Coordina: Denisse Nadeau, miembro de la BOLM y socia de la sede de Madrid de la ELP.

Comisión responsable: Roberto Banegas, Andel Balseiro, Eloísa Cano, Paula Fuentes, Eloisa Garcia Laynez, Estrella Garrido, Marjorie Gutiérrez, Julieta Miguelez, Denisse Nadeau, José Alberto Raymondi (director), Jesús Rubio, Alejandro Tolosa, Clara Urbano.

Día de la proyección. de izquierda a derecha: Damián Comas, Alejandro Tolosa y Denisse Nadeau

Denisse Nadeau

Socia de la sede de Madrid de la ELP

En esta oportunidad se realizó una proyección del documental Lacanianos del director Damián Comas, y para la conversación posterior contamos con su presencia junto a Marjorie Gutiérrez y Alejandro Tolosa, ambos miembros de la BOLM y socios de la ELP, quienes también figuran como entrevistados en el documental. Para este encuentro abordamos la conversación desde el punto de vista artístico y creativo, ya que consideramos que este documental puede representar algo de aquel encuentro que se produce entre el psicoanálisis y el arte, ese encuentro con aquello difícil de asir y que tanto el arte como el psicoanálisis nos puede ayudar a hacer otra cosa.

Partimos de las siguientes interrogantes:

A Damián le pedimos que nos hablara acerca del proceso creativo que le permitió hacer uso de objetos y conceptos para crear imágenes y distintas lecturas de lo que cada uno de los entrevistados pudiese decir acerca del Inconsciente y la Repetición.

Damián Comas. Director del documental

Y para los otros invitados fue que nos comentaran acerca de la experiencia de participar en el documental y con qué aspectos creativos les permitió conectarse.

Damián nos comentó que hay una lógica que te va llevando a otra cosa. Comenzando con una escritura de un guión para elegir cada pedacito que va a construir “el libro”. Escritura que se va construyendo con un hilo conductor que tiene que ver con la escucha. Escuchar lo que se repite y desde ahí construir un dialogo.

La pausa que se produjo en la pandemia le permitió sacar provecho para escribir, porque hay algo que te detiene y ya la vida deja de ser lo mismo.

El hacer este documental tuvo para él como objetivos “decir algo que te permita pensar”, “transmitir a través del arte”.

Marjorie nos habló que su experiencia partió del amor por la escuela, el psicoanálisis y el poder así transmitirlo. Donde Sergio Larriera fue un motor y el enfermarse provocó mucho miedo, surgió la necesidad que fuese algo visual, conectar con la mirada del fotógrafo y conectar con otros discursos.

Alejandro nos presenta el documental como “la sublimación hecha un documento fílmico en la pandemia”, algo audiovisual que no se puede perder en el mar, ya que la muerte nos hizo despertar a la vida. Y por otra parte destaca que Damián hizo propio el documental a través de su escucha para transmitir algo de la historia del psicoanálisis. Sergio Larriera por su parte nos plantea que para él el documental “lo sintetizaría en la palabra deseo. Deseo llevado por la muerte… pero no la muerte en vida sino la muerte que da finitud, la muerte para que de la vida”.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

X