APERTURA

Por Mercedes Villén – Socia de la Sede de Madrid de la ELP

Esta noche tenemos entre nosotros a nuestra colega Lierni Irizar, psicoanalista miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis y la Asociación Mundial de Psicoanálisis, trabajadora social, DEA (Diploma de Estudios Avanzados) en Ciencia y Humanismo, doctorada en Filosofía y máster en Salud Mental, ha realizado un amplio recorrido por diversas experiencias profesionales en el campo social, educativo y clínico.

Agradecemos a Lierni Irizar su presencia en esta presentación de su cuarto libro “Lo que nadie quiere saber” y también queremos expresarle nuestra gratitud por su esfuerzo y por ese deseo decidido que nos muestra en el libro de transmitir las enseñanzas del Psicoanálisis de Orientación Lacaniana.

En el libro, vamos a ir recorriendo su posición con relación a otras disciplinas como la filosofía, la psicología, la pedagogía, la neurología, la política; A través de su lectura podemos ver cómo agujerea estos discursos con lo que ella nombra como lecciones aprendidas desde el psicoanálisis, mostrándonos lo que hasta ahora ha extraído de estas lecciones para dar lugar a un más allá del sentido, un más allá de la supuesta armonía de la condición humana, para hacer lugar a lo imposible.

Nos va descubriendo lo fundamental de la incorporación del orden simbólico y del lenguaje a través del discurso donde se estructura el cuerpo y el lazo social. Toma como referente la clínica del autista, incorporando sus testimonios, mostrándonos detalladamente y de una manera muy rigurosa lo que supone la no entrada al lenguaje. Estos testimonios nos enseñan las dificultades que surgen en la incorporación del lenguaje por parte de los sujetos autistas.

Termina presentando un caso, donde Lierni Irizar da cuenta de lo que ha supuesto para ese sujeto, en su existencia, el encuentro con una analista lacaniana. Esta experiencia clínica nos permite extraer una enseñanza acerca de la posición del analista y de los problemas de la paciente.

Esta noche nos acompañan Gustavo Dessal: Psicoanalista y escritor. Miembro de la Escuela Lacaniana de psicoanálisis y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis y docente del Instituto del Campo Freudiano en España.

Ha publicado numerosos artículos de psicoanálisis en revistas especializadas y de cultura en Argentina, Estados Unidos, España, Francia, Inglaterra, Irlanda, Venezuela y Brasil.

Ha compilado varios volúmenes de psicoanálisis. Las ciencias inhumanas (Barcelona, 2009); Psicoanálisis y discurso jurídico (Barcelona, 2015); Jacques Lacan. El psicoanálisis y su aporte a la cultura contemporánea (junto con Miriam Chorne, Madrid, 2017)

Autor junto con Zygmunt Bauman de El retorno del péndulo (Madrid-Buenos Aires, 2014).

Es también escritor de ficción, ha publicado: Operación Afrodita y otros relatos (Madrid, 2004); Más líbranos del bien (Madrid, 2006); Principio de incertidumbre (Barcelona, 2009); Clandestinidad (Buenos Aires, 2010); Demasiado rojo (Valencia, 2012); Micronesia (Buenos Aires, 2014); Surviving Anne (Londres, 2015); El caso Anne (Buenos Aires, 2018), El caso Mike (Madrid, 2021)

También nos acompaña Paula Fuentes: Psicoanalista, socia de la sede de Madrid de la ELP. Directora en un centro público de menores de protección, con medida de Guarda, donde residen menores de 0 a 17 años de forma temporal, cuyas familias se encuentran en una situación de riesgo de desamparo. Al mismo tiempo ejerciendo como psicóloga con menores y familias, en relación con Servicios Sociales, Comunidad de Madrid, Salud, Educación, Fiscalía y demás recursos públicos intervinientes en cada caso.

Lo que nadie quiere saber de Lierni Irizar

Por Paula Fuentes – Socia de la Sede de Madrid de la ELP

En primer lugar agradecer la invitación para participar esta noche, a Carmen Bermúdez, nuestra directora de la Biblioteca y a los demás miembros de la Comisión, saludar con afecto a Gustavo Dessal y a Lierni Irizar, la autora de este magnifico libro, esclarecedor y emocionante, con referencias interesantes y determinantes.

Lo que nadie quiere saber es un recorrido riguroso y detallado de lo que se intenta ocupar el psicoanálisis lacaniano a través de la experiencia analítica y que da cuenta, mediante el título y el contenido, de aquello que surge cuando estamos mirando hacia otro sitio, nos topamos con lo real, eso incurable, ese agujero sin posible representación. Se ve un deseo de trasmisión a lo largo de todos los capítulos, comenzando por un sueño de la autora en donde ya se plasma la conexión con lo indescifrable y continuando con numerosas referencias bibliográficas y artísticas que, a modo de ejemplo, ayudan a entender las búsquedas que realizan los sujetos para acercarse a lo real.

Es un texto reivindicativo, así lo he tomado yo, porque describe lo que sucede, las resistencias y las malas noticias, pero también hace propuestas, posibles quehaceres y decires para hacer frente y hacernos cargo de los imposibles, evitando así caer del todo en el neoliberalismo y en las tecnociencias, creyendo en las posibilidades de la vida sin negar lo que queda trastocado por el lenguaje.

Impacta la descripción inicial de la película “Proyecto Lázaro”, y cómo, a través de la mirada psicoanalítica, se tocan cuestiones fundamentales como la importancia de los otros y del Otro, las cuestiones que nos conectan con la vida, la repetición para encontrar lo perdido y la muerte, que sin ella el final es terrible, precisamente porque no hay final, como bien dice Lierni.

En los capítulos dedicados a lo humano, al humanismo, se lleva a cabo un recorrido por sus claves, su exploración de la realidad siempre en contacto con otras disciplinas, por sus apuestas y propuestas para el futuro, donde atender a la relación entre el cuerpo, la vida y el lenguaje, destacando la determinación del sujeto mediante el lenguaje y la “convicción del poder de la palabra y las artes del lenguaje”, palabras de la autora. También se realizan críticas al humanismo, ya que toda forma de saber conlleva relaciones de poder, sabiendo que el humano no es infinito, y ni la vida ni el trabajo ni el lenguaje está en sus manos, además es un saber centrado en lo individual y en algunas ocasiones puede caer en un esencialismo propio de la búsqueda de control social. Entre las referencias que se citan en el libro están las ideas de Foucault o Judith Butler, destacando sus posiciones cercanas y también algunos desencuentros, pero donde queda claro que “Sin otros no podemos ser” y “no todo es representable”.

Lierni se detiene en la cuestión del humano como objeto de mercado o en el reduccionismo biológico, describiendo a un sujeto que consume y se consume (consumidor consumido) de nuestra época, marcada por el imperativo de goce, felicidad y completud, que explota el sentimiento de culpa y que crea al hombre mismo como nuevo objeto de mercado, todo ello propio del capitalismo, y cuyos efectos son, entre otros, las adicciones, depresiones, violencias totalitarias y exigencias sin límite. Se tratará pues de lograr el lazo social, el discurso, que ponga el límite al goce y que permita mantener la subjetividad y singularidad en los sujetos, dejando de lado el ideal reduccionista de las neurociencias donde niegan el dolor que produce la vida misma, la división, el goce o el desconocimiento.

Sin los otros y sin el Otro del lenguaje no se produce la humanización. Con esta premisa se retoma la idea del humanismo futuro y posible, sin esencias, que no escapa a la época que lo marca, dentro de la historia y los discursos, pero que acoge a la pulsión, el goce, la división y el deseo, también al otro y a lo Otro. Un humanismo que asuma que lo atroz y siniestro forma parte de lo humano, que reivindique el deseo singular, que no valide todo lo neuro y se aleje del concepto de mercado para dirigirse hacia una dignidad por conquistar.

La idea del lenguaje como lo que conforma al sujeto de forma traumática y por tanto al cuerpo, da la entrada a lo que más tarde se puede leer en el capítulo que habla de un caso precioso de la autora, donde el autismo y sus manifestaciones sirven de referencia para su tratamiento y entendimiento. Ante una realidad caótica, una sobrecarga de goce y donde nada falta, el sujeto autista, que no está fuera del lenguaje, aunque no esté dentro del discurso común y tenga muchas dificultades con él, se busca soluciones propias para apaciguarse.

Destaca la idea de demanda de amor al otro. También destaca la idea del cuerpo que habla y por tanto la aparición del sujeto como efecto del significante. La autora describe de forma detallada y clarificadora conceptos claves para el psicoanálisis, como son el sujeto, el deseo, el goce, el síntoma y lo real,  aproximándose a aquello precisamente que no se puede decir a través de otros significantes, con ejemplos de la literatura o el cine, ya que el arte es una de las mejores maneras de acercarse a lo innombrable y para hablar de temas tan importantes como el juego Eros y Tánatos, el amor, el sexo, la imposibilidad de relación sexual, el goce mortífero, la falta o la miseria original misma. Se apostará pues por un deseo que permita hacer algo con el goce y que haga de límite o resistencia frente al neoliberalismo.

Se habla de la relación del trauma con lo real, ya que el trauma toca lo real y produce un agujero en el saber, el sujeto se queda fuera de juego ante dicho encuentro, y más tarde podrá ir diciendo algo sobre aquello por la vía del fantasma y del síntoma.

La complejidad de la época que vivimos hace que desde el psicoanálisis tengamos que estar atentos, ocupándonos de lo que falla pero también escuchando y pensando sobre lo que dicen otros discursos para poder situarnos y ver convergencias y diferencias. Me parece muy interesante la parte en la que la autora trata los puntos en común y también los más alejados, con la teoría de Butler o las teorías Queer, respecto a la posición sexual, el sexo y el género, pero de nuevo reivindicando la presencia del goce, la no relación sexual y los efectos del lenguaje sobre el sujeto.

El caso descrito por Lierni, en la última parte del libro, contiene una serie de anotaciones a tener muy en cuenta sobre el tratamiento posible con el autismo o con quienes están por fuera del discurso común, proponiendo un acercamiento al sujeto que se orienta como puede con sus dificultades, pero a quien le ayuda que los demás piensen en ella como sujeto con capacidad de consentir o no, y quizá con posibilidad de encontrar algún sinthome que le anude. La propuesta final consistirá en leer lo que se escapa e invitar al sujeto a que esté atento y lea sus dichos. El psicoanálisis es una experiencia con consecuencias, siendo una experiencia donde se dan efectos de verdad y de goce que causan cambios fundamentales en la vida del sujeto que atraviesa dicha experiencia.

En todos los intentos de acercamientos a lo real, me quedo con el ejemplo de la poesía de Schubert, un ejemplo de cómo se puede uno acercar a lo inquietante de una bella forma, mediante el arte, la escritura y la música, y cómo la imagen que se crea en esa producción de significantes muestra algo del dolor de existir, innombrable y descarnado, pero que ha aparecido y, sabemos que ya no podemos negar.

Hay una película llamada “Handía”, vasca, que trata sobre un hombre que sufre de gigantismo en el siglo XIX y cuyo hermano mayor, en un primer tiempo, saca partido de lo exótico y a la vez temible de las dotes de este gigante, recorriendo escenarios de circos de Europa y ganando mucho dinero a costa del exhibicionismo de lo terrible. Con el tiempo y con la riqueza conseguida va surgiendo cada vez con más fuerza la idea de lo real, lo siniestro y lo mortífero, ya que se va revelando el trato al sujeto como un objeto, el aprovechamiento de lo extraño y mortífero y el surgimiento y negación de la culpa y de la muerte. Destaco una escena en la que se le pregunta al hermano mayor del gigante sobre la capacidad de adaptarse de las personas y éste dice, con un gesto indescriptible pero cargado de horror, que la capacidad de adaptarnos es lo mejor que nos puede pasar, pero es también lo peor.

Cito ahora unas palabras de la autora que, además me sirven desde mi experiencia, y que dicen así, “nos corresponde estar a la altura del esfuerzo de los sujetos que acuden a nuestras consultas, a su entorno, a los que les cuidamos y atendemos, sabiendo el lugar que ocupamos y desde dónde acogemos al sujeto, y sabiendo también que es una tarea no garantizada pero que se intentará que sea una experiencia verdaderaasumiendo que la vida es insoportable sin ningún velo y que hay que acercarse al agujero sin taponarlo”

Son propuestas de un futuro humanismo posible, orientado por el psicoanálisis, agujereado, y puesto en palabras, cargadas de compromiso y dignidad que, como la autora cita: “dicen sí a la vida a pesar del dolor o la incertidumbre”.

Encantada de haberte leído Lierni.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X