Exhibición itinerante sobre la obra de León Ferrari (Buenos Aires, 1920-2013)

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Hasta el 12 de abril de 2021

LA BONDADOSA CRUELDAD

Constanza V. Meyer – Miembro de la ELP y de la AMP

El título de esta exposición, inspirado en el libro de poemas y collages que lleva el mismo nombre y que el artista dedicó en el año 2000 a su hijo Ariel, detenido y desaparecido por la dictadura militar argentina, no puede dejar indiferente a nadie. Es un sintagma que nos pone desde el inicio delante de un oxímoron que, sin embargo, deja al desnudo la hipocresía que Ferrari denuncia siempre con su obra provocadora e impactante.

La muestra nos permite pasear por salas en las que se exhiben sus obras plásticas de mediados de los años sesenta en los que emprende una verdadera cruzada para desenmascarar a la sociedad occidental y cristiana y, particularmente, señalar las paradojas de la Iglesia, con sus “Relecturas de la Biblia”, poniendo en escena la violencia más cruda que la institución ejerce desde tiempos inmemoriales.

Afirma Ferrari, y es éste el blanco de sus críticas, que “Occidente siente una singular y doble pasión por la crueldad. Frente a Jesús crucificado llora dos mil años y la rechaza: frente a los padeceres de quienes el atormentado en la cruz condena al tormento, la comprende, justicia y alienta. La crueldad es injusta cuando la sufre Jesús unas horas y justo castigo cuando anuncia que millones la sufrirán eternamente”. Esta crueldad en el nombre del bien nos lleva al corazón más oscuro y oculto del ser hablante, y evoca asimismo lo que plantea Lacan en su escrito “Kant con Sade”.

La cuestión del mal, las reflexiones sobre qué empuja a un ser humano a atravesar el límite e infligir daño sobre sí mismo y sobre el semejante no son ajenas al interés del psicoanálisis. Freud lo dijo sin tapujos en “El Malestar en la cultura” en referencia al amor al prójimo y a la relación con la religión: el semejante se presenta para el sujeto no sólo como objeto sexual sino como blanco de agresiones, explotaciones, hasta llegar a “(…) humillarlo, infligirle dolores, martirizarlo y asesinarlo”. Lacan nos lo recuerda también al final de su Seminario 11 y asegura que la ley moral es el deseo en estado puro que “(…) desemboca en el sacrificio, propiamente dicho, de todo objeto de amor en su humana ternura. (…) no sólo en el rechazo de su objeto patológico, sino también en su sacrificio y asesinato”. Más tarde se ocupará también de las torturas y el papel del goce en aquel que las lleva a cabo. En ellas está presente el objeto y el fantasma aunque se escondan tras justificaciones ideológicas y políticas.

La obra de León Ferrari es, entonces, un amplio collage, no sólo desde el punto de vista de la técnica que utiliza, sino porque entrecruza y entreteje una posición en la vida con la labor del artista en lo más material de su obra y en aquello que se constituye en una posición ética. En tanto verdadero defensor de los derechos humanos, tuvo que exiliarse a Brasil y sufrió la censura por sus obras de denuncia, lleva adelante un compromiso con su cuerpo y con su producción. Sus trabajos apuntan también a desenmascarar la función del arte como aparato de propaganda del mundo occidental y su crueldad como en la serie de obras de pintores clásicos intervenidas con pegotes chorreantes de guano de aves vivas, en las que ya no se distingue, por desvirtuada, la imagen original.

Este tipo de acciones se realizan sobre un material previo, como los billetes de dólar, o los periódicos de la época de las diferentes dictaduras que sufrió la Argentina en los que destacan las noticias que ponen de relieve los lazos de la Iglesia y el Estado en la implantación del terror. Son frecuentes estas manipulaciones y le sirven para dejar su huella, su letra, enviar sus cartas y misivas dirigidas al papa o a la cúpula militar de turno. Se observa en su trabajo una verdadera transformación de los restos en materia viva del arte y en escritura.

Preguntado por la manera en que se diferencia el arte de lo que no lo es, Ferrari es tajante y asegura que las definiciones nos meten en jaulas, para el arte no hay reglamentos, cualquier cosa puede ser materia prima del trabajo del artista. Sobre el rol del azar en su obra, no duda asimismo en afirmar que éste “(…) da forma a los excrementos de los pájaros, (…) es interesante esto de encontrar la calidad estética de la caca.”

Quiero destacar, por último, el peso de la letra y de la poesía en la obra de León Ferrari que puede verse en esta exhibición y en su trayectoria. “Carta a un general” o “Cuadro escrito” son ejemplos de la acción que realiza con el escrito, un proceso de desmaterialización del mismo que se transforma en obra de arte y da a leer, al mismo tiempo, fragmentos de mensaje, trozos que corren hacia una desintegración del sentido. Así, trabaja a partir de los textos de, entre otros, Rafael Alberti, quien fuera su amigo durante años, o los poemas de Borges que escribe a mano sobre superficies diferentes para crear desde cuadros hasta esculturas o trascribir algunos versos o frases al sistema Braille sobre fotos del movimiento surrealista. Pero no le basta, y él mismo comienza una actividad de escritura, la creación de una prosa poética que irá dando forma a partir de mediados de los sesenta a sus Manuscritos.

Lejos de dar exhaustiva cuenta de la visita a las siete salas dedicadas a esta exhibición, espero con este breve comentario poder causar las ganas de emprender la experiencia del encuentro con un artista indudablemente singular. Hay tiempo hasta el 12 de abril, ¡no os la perdáis!

Foto de la exposición – Constanza V. Meyer

ESA MANERA DE ESCRIBIR SOBRE EL CUERPO

Sonia María Riera GataSocia de la Sede de la ELP Madrid

“La bondadosa crueldad” exposición que te emplaza todo el tiempo a que mires, a que leas y participes del escenario de sus cuadros. Fotos, libros, periódicos, objetos. No te deja. Vas hacia un cuadro y quieres ver el otro, el que dejaste atrás en la otra sala. Te mueves sin orden porque León Ferrari te provoca, te persigue, su voz se instala en tu cuerpo. Quieres llorar, quieres dolerte y no te lo permite porque te indignas. Oyes el grito, su grito, el grito de todos… Y te detienes.

León Ferrari es un explorador de la palabra, un explorador de la imagen. Se sumerge en escenarios ajenos y siempre encuentra lo que hay detrás, y te lo muestra. Escribe, marca, señala, pega, tacha. Sus cuadros son marcos recortados de la realidad a los que te invita. La escritura como dibujo, el dibujo como escritura y la maraña de alambres. Y algunas huellas que parecen la grabación de una voz o el latido de un corazón. Una caligrafía que no se detiene en la ortografía. Y te adentras en lo ilegible, en la oscuridad de la ceguera y tropiezas con el error.

Parece que todo lo guarda, lo conserva en una colección de botellas repletas de mensajes. Tal vez dispuestas para ser lanzadas al mar, pero no. Las expone, a manera de retablo para que las veas, para que comprendas, para que no olvides. Te grita que no olvides.

Escribe sobre los cuerpos. Los cuerpos de pinturas ajenas manchados por el desecho, el excremento. Escribe sobre periódicos. Se adentra en la hipocresía, en la injusticia y la denuncia. Y a pesar de que tienes noticia de todo, lo vuelves a mirar como si hubiera pasado ayer, porque el dolor por el dolor no prescribe nunca.

“La bondadosa crueldad” exposición que toma su título de un libro de poemas y collage del propio artista. Oxímoron de extrema belleza que pone de relieve la crueldad que puede permanecer escondida tras la bondad.

Al abandonar la sala sentí que algo de mí se había quedado allí. Algo que aún estoy por descubrir. Y pensé. “Tengo que volver”.

LA BONDADOSA CRUELDAD

Mila Haynes – Socia de la sede de Madrid de la ELP

Comienza la exposición con escritos medio poéticos, medio pictóricos, medio caligráficos, humorísticos, críticos y desde luego políticos, acerca de las explicaciones que por lo visto tuvo que dar, o quiso dar, León Ferrari, sobre una instalación  llamada “La Justicia” que le fue censurada por defensores de los animales y después por el propio museo donde la exponía.

Descripción: Macintosh HD:Users:mila:Pictures:Photos Library.photoslibrary:resources:proxies:derivatives:46:00:46de:UNADJUSTEDNONRAW_thumb_46de.jpg
Foto de la exposición – Mila Haynes
Descripción: Macintosh HD:Users:mila:Pictures:Photos Library.photoslibrary:resources:proxies:derivatives:46:00:46ca:UNADJUSTEDNONRAW_thumb_46ca.jpg
Foto de la exposición – Mila Haynes

Así de controvertida, crítica y cuestionadora es la obra de Ferrari. Por eso me encanta, en todos los sentidos de esta palabra. Es un artista contemporáneo sin duda, absolutamente comprometido con la época que le ha tocado vivir, denunciador él, en realidad de la barbarie de que somos capaces los seres humanos.

Bajo ideales o semblantes políticos, sociales y religiosos cuanta permisividad y permeabilidad a lo peor del ser humano. De cuánto horror sin límites somos capaces!

Descripción: Macintosh HD:Users:mila:Pictures:Photos Library.photoslibrary:resources:proxies:derivatives:46:00:46e9:UNADJUSTEDNONRAW_thumb_46e9.jpg
Foto de la exposición – Mila Haynes

Esa es para mi la obra de León Ferrari, un claro, limpio y nítido grito de desesperación y denuncia de las cloacas humanas de las que a duras penas nos libramos según vamos progresando en la historia, no sin dificultad, y aguda atención sin tregua que combatan tanta ignorancia y sinvergonzonería.

Hago mío también el estandarte de arte que levanta Ferrari con fuerza, arrojo, firmeza y sin miedo, con mi propio arte, y la  práctica, apoyo, propiciamiento y transmisión allá a dónde y cómo pueda, del psicoanálisis.

Mila R. Haynes

Psicoanalista y Artista

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X