Palabras de Celeste SteccoDirectora saliente

Queridos colegas,

Quiero empezar agradeciendo a mis compañeras de Junta Directiva: Blanca Cervera, Constanza Meyer y Pía López-Herrera por el trabajo compartido, por cada una de nuestras conversaciones a lo largo de estos dos años, por transmitir generosamente cada una sus preguntas y reflexiones poniendo en acto la transferencia de trabajo y mostrándome que esta, lejos de ser un mantra lacaniano, es el motor que hace que la Escuela esté viva.

Agradezco a los colegas, en su conjunto, el apoyo y la confianza que me dieron hace dos años y que me transmitieron en este tiempo, y agradezco especialmente a aquellos miembros y socios con los que pudimos contar para llevar adelante la tarea: coordinadoras y coordinadores de comisiones que consintieron a desempeñar esa función poniéndose decididamente al trabajo, a cada integrante de cada comisión que decidió poner su deseo al servicio de la escuela, a las directoras de las publicaciones por su trabajo y compromiso y a cada uno y cada una que en este tiempo participó en los distintos encuentros, desde la mesa o desde la sala, aportando algo propio a esta comunidad.

Han sido dos años intensos, la experiencia lo ha sido para mi ya que han sido múltiples los efectos de enseñanza en este tiempo… de algunos seguramente aún ni siquiera sepa, pero si se que esta experiencia ocupa ya un lugar fundamental en lo que hace a mi formación, a mi lazo con el psicoanálisis y con la escuela.

Que lo real de la formación esté en el centro hace ya a la intensidad de la experiencia, y en el ultimo año se sumó el real de la pandemia que golpeó a la humanidad. Que este real no sea el del psicoanálisis no significa que el psicoanálisis y la escuela queden fuera del impacto.

Del impacto que sufre el mundo no sabemos aún sus efectos, nos encontramos en plena travesía… no sabemos que efectos tendrá en la subjetividad, ni en los lazos, ni en las condiciones que hacen a la vida ni a las que hacen a nuestro oficio, pero podemos vislumbrar que no será sin consecuencias.

Lo no conocido se hizo presente, lo inesperado irrumpió poniendo en primer plano que nadie ni nada cuenta con la garantía de durar. Ya lo sabíamos, de hecho, esa es la razón fundamental que da sentido a la existencia de nuestra escuela, pero Lacan nos enseñó que no es muy difícil olvidar esta razón, que podemos desconocerla, incluso negarla.

Freud tuvo claro que la existencia del psicoanálisis no estaba garantizada e inventó un refugio posible para evitar la extinción de la experiencia. Lacan, orientándose por su deseo de que el psicoanálisis dure y por la supervivencia de su enseñanza inventó su escuela. Los dos concluyeron en que no era sin los otros que se podía llevar adelante esta tarea: la de trabajar decididamente por la existencia del psicoanálisis, tal como dijo Lacan, para que este vuelva a ser lo que jamás dejó de ser: un acto por venir.

Es el porvenir del psicoanálisis lo que está en juego en el hacer escuela, ya que es esta la que, en palabras de Lacan, presentifica el psicoanálisis en el mundo.

Entonces, como nos dice Lacan en el Exhorto a la escuela, hay el psicoanálisis y hay la escuela, la que lejos de tratarse de un ente o de un templo, se presenta como un cuerpo, dice: la escuela se presenta como cualquier otro cuerpo: sostenido por personas, físicas ellas, y bien presentes.

En la Sede de Madrid de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis no están presentes todos los que la constituyen, no todos están dispuestos a sostener físicamente este cuerpo que es la escuela… punto sintomático de nuestra comunidad que por momentos dificulta el andar. Tenemos una comunidad que a lo largo de sus años ha ido creando diferentes medios por los que dispensar formación y presentificar al psicoanálisis en el mundo: hay múltiples espacios de trabajo, sus miembros pueden proponer enseñanzas, contamos con una revista que está en la ciudad, un blog, un curso de extensión universitaria, una biblioteca con mucha participación, pero todo esto puede sostenerse si hay las personas físicas con el deseo decidido de trabajar por que el psicoanálisis no se detenga.

Estamos convocados, y en este momento plagado de incertidumbres aún más, a estar presentes para sostener nuestra Sede, nuestra comunidad de trabajo, la que esta siempre abierta a que cada uno ponga en juego su deseo en su lazo al psicoanálisis para desde ahí, con los otros, trabajar decididamente por su existencia. Hacemos falta todos y el deseo de cada uno para que esto se sostenga. La escuela no está para “asegurar rutinas cómodas” a sus miembros, sabemos que es lo que menos quería Lacan para su escuela, sino más bien para incomodar, despertar, aventajar… es en eso que se puede ir haciendo existir el psicoanálisis, es en eso que lo vivo acontece.

Esta noche esta Junta Directiva permuta, le toca disolverse y volver a la base para desde ahí, cada una, seguir haciendo su camino…  y una nueva junta se constituye: cuatro colegas han dado un paso al frente en un acto de coraje, ya que para dejarse orientar por el deseo hace falta coraje, y de responsabilidad: Julia Gutiérrez, Carmen Bérmudez, Concha Miguélez y Luisella Rossi se disponen a recoger el testigo de la dirección de nuestra Sede y, tal y como planteó Lacan, distribuir prudentemente nuestra responsabilidad colectiva.

Muchas gracias

Celeste Stecco

Madrid, 18 de diciembre de 2020

Palabras de Blanca Cervera Secretaria saliente

Queridos miembros y socios,

Me gustaría transmitiros en primer lugar la importancia que ha tenido para mí esta experiencia de trabajo en la Junta Directiva de la Sede con efectos en mi manera de entender y de subjetivar la Escuela. Así que agradezco la confianza de los miembros hace dos años, que posibilitó hacer esta experiencia, y que también he podido apreciar a lo largo de este tiempo.

Agradezco también, y especialmente, a mis compañeras en la Junta con las que he recorrido este camino; Celeste Stecco, Pía López-Herrera y Constanza Meyer, con las que ha sido un gusto trabajar y de las que he aprendido cosas valiosas. Cada una ha ido aportando algo propio que ha hecho posible hacer esta experiencia y sacar adelante el trabajo. Hemos trabajado mucho, pero sobre todo valoro las preguntas que hemos ido abriendo continuamente, la conversación que hemos desplegado a partir de ellas, haciendo con lo que se nos iba presentando, de manera que el trabajo que hacíamos no quedara reducido a una gestión. Destaco este punto porque para mí eso ha sido muy importante. Y también agradezco en este sentido el trabajo en cártel que hace dos años y medio nos propuso Celeste en torno al tema “La Escuela”, y al que se integró Carmen Cuñat como mas uno. Este cartel no ha sido la Junta, se ha mantenido la diferencia entre ambos lugares, pero pienso que ha sido una iniciativa sumamente interesante que también ha tenido efectos en el trabajo de junta.

Quiero agradecer también a cada uno de los colegas de la Sede, miembros y socios, que han ido poniendo lo suyo en estos dos años. Sin duda hacen falta muchos para que la Escuela, y en este caso la Sede, se mantenga viva. Agradezco mucho el trabajo de los que están, y he corroborado también que hace falta que seamos mas, mas implicados en el día a día de la Sede, y también más de los que están aun por venir. La Escuela no es un Otro existente, no está garantizada, lo sabemos pero es algo que además constatamos diariamente, y los psicoanalistas nos jugamos mucho en que haya de la Escuela. No se trata tanto, desde mi punto de vista, de un relevo generacional, necesario por otro lado, sino de que esa falta de garantía devenga una causa para cada uno de los que ya estamos y para algunos otros.

Después de estos agradecimientos, me gustaría explicarme un poco mas respecto a algunas cuestiones que ya he introducido.

Una Junta Directiva se ocupa de la gestión de la Sede para que la vida de la misma sea posible. Hay muchas tareas necesarias para que lo instituido se sostenga, y hacen falta algunos dispuestos a encargarse de ellas. Hacerme cargo de estas tareas me ha enseñado a este respecto. Pero además es necesario que lo instituido no sea todo y haya lugar para que lo instituyente emerja, y pienso que en una Escuela el esfuerzo ha de ser constante para que esto ocurra, para que la experiencia trascienda la gestión y no quede reducida a ella. Este punto toma mucha relevancia en el seno de las instancias, pero pienso que no se reduce a ellas. ¿Cómo compatibilizar el automatón necesario para que la Escuela exista sin que éste devenga un todo? ¿Cómo dar lugar a lo que a él escapa, de tal manera que no quedemos reducidos a nuestra dimensión de asociación perdiendo lo que hace Escuela?

Cuando me presenté a la Junta estas preguntas me empujaban a dar ese paso. Mi apuesta por el pase, y especialmente porque el cartel pudiera ocupar el lugar que le corresponde, eran para mí fundamentales. A día de hoy sigo en esa apuesta. La cantidad de actividades, en relación al número de miembros y socios que somos, nos llevan a veces a un cierto activismo en el que corremos el riesgo de que no haya lugar para cuestiones fundamentales que hacen a la especificidad de nuestra institución.

En el día a día del trabajo en la Junta me encontré muchas veces con estas preguntas, que eran además compartidas con mis compañeras. Pasado un año de trabajo, se decantó para mí como enseñanza precisamente lo difícil que es hacer con el automatón en el sentido de que si bien un cierto automatón es necesario, y en una Junta Directiva toca también sostener eso, un demasiado de automatón puede hacer que aquello que ha de estar en el centro quede desplazado.

La pandemia vino a trastocar nuestra vida, también la de la Sede, haciendo caer, o al menos tambalearse, nuestro modo de funcionamiento. Estos primeros meses no fueron fáciles. Nos tocó cerrar nuestra Sede física, un lugar importante y agalmático, y hacernos con una manera nueva de encontrarnos que posibilitara el trabajo de extensión y de intensión por otras vías. En relación a la vida de la Sede pienso que tener que hacer de otro modo ha resultado de interés. Un ejemplo de ello lo vemos en el lugar que el cartel va teniendo, no sólo en el número de cárteles inscritos, sino en que cada vez mas miembros, y no solo socios y participantes del instituto, se cartelizan, o se vuelven a cartelizar, y no sólo convocados en tanto mas uno.

Nos preguntamos constantemente si lo que la pandemia ha traído ha venido para quedarse, especialmente en relación al uso de los medios tecnológicos. Yo soy prudente en relación a la tecnología, creo que dependerá, como casi todo, de lo que hagamos con ello, pero lo que sí espero es que algo del agujero producido por la pandemia no se cierre del todo en nuestra vida de Escuela, también cuando llegue el momento alegre de volver a abrir las puertas de nuestra Sede y poder retomar nuestra actividad cotidiana como estábamos acostumbrados.

Una pregunta insiste para mí entonces: ¿Cuál es el plan de cada uno de los que aquí estamos para la Escuela? ¿Cómo continuar haciéndola existir? En ese sentido agradezco mucho a las colegas que hoy se presentan a conformar una nueva Junta Directiva: Julia Gutiérrez, Carmen Bermúdez, Concha Miguélez y Luisella Rossi, y les deseo un buen trabajo en el que espero puedan contar con muchos otros. Al fin de al cabo estamos todos y cada uno convocados a poner nuestra parte.

Blanca Cervera

18/12/20

Palabras de Pía López-Herrera Tesorera saliente

Permutación

Se acerca el momento de la permutación con una sensación agridulce.  La alegría del trabajo realizado con mucha dedicación y amor, un halo de vida y de deseo puesto al trabajo que hoy llega a su fin.

Un precioso encuentro con mis colegas de la Junta Directiva: Celeste Stecco, Blanca Cervera y Constanza Meyer, trabajadoras incansables incluso mas intensamente en este ultimo año marcado por la pandemia. Toda mi admiración a las tres por el trabajo realizado.

Alegría también por la respuesta de miembros y socios que no dejaron que las actividades se detuvieran alentándonos a seguir.

En cuanto a la Tesorería tuve un grato descubrimiento: el manejo del dinero de la Sede no es una simple gestión, es una cuestión de política del psicoanálisis.  Lo que a mi me orientó en mi labor es el tema que venía investigando en un cartel sobre La Escuela, “la transferencia de trabajo”, que encontró su realización justamente en el modo de hacer de esta Junta: La puesta en común y la conversación sobre las diferentes tareas y decisiones de cada una de sus integrantes.

Es muy gratificante el compromiso de los miembros y de los socios a la hora del pago de las cuotas y puestas al corriente de aquellos que arrastraban deudas anteriores. Esto es fundamental para sostener nuestra Sede.

Estoy muy contenta de informaros que la Sección Clínica Madrid – Nucep ha saldado su deuda. Quiero resaltar la labor de la Junta que nos precede con las anteriores coordinadoras del Nucep que abordaron esta deuda, dejando planificadas la frecuencia de los encuentros para ir tratando la situación.

Este marco nos brindó la posibilidad de encuentros periódicos muy fructíferos con los actuales coordinadores del Nucep, que ha finalizado con la liquidación total de la deuda. Esto ratifica lo que he dicho antes sobre la importancia en la manera de pensar la gestión del dinero, de las deudas, de los cobros y de los gastos.

A pesar de los momentos difíciles y complicados, con el ingreso de la deuda y los pagos al día, nuestra economía esta en condiciones para afrontar nuevos retos y seguir haciendo existir el psicoanálisis.

Pía López-Herrera

Palabras de Constanza Meyer Directora de la BOLM saliente

Unas palabras… todavía

Hace dos años me presentaba ante vosotros para pediros vuestro voto para integrar la junta directiva de nuestra comunidad y lo hacía con una breve intervención titulada “unas palabras”. En ella, para pensar el trabajo recurría a la idea de la red en tanto trama de hebras, en tanto tejido, pero como algo no compacto ya que la presencia de agujeros entre nudo y nudo juega en la red un importante papel. Por ella algo queda retenido, algo pasa aunque no todo, algo siempre se escapa. Y recordaba también las palabras de Lacan en la “Nota italiana” cuando señala que es precisamente desde el no-todo de donde surge el analista.

Ponía el énfasis en el trabajo en red y con los otros en una época de tiempos oscuros para el discurso analítico (aunque en aquel momento no podía ni siquiera imaginar cuán oscuros llegarían a ser). Abordé entonces un trabajo que apuntaba a ofrecer un lugar a cada uno con su singular diferencia para abocarnos a la tarea nunca terminada de extensión del psicoanálisis.

Pero ¡qué rápido han pasado estos dos años! Hoy, que nos encontramos de nuevo para celebrar la permutación, gran invento de Lacan para su Escuela, miro hacia atrás y pienso que aquellas palabras del comienzo fueron volviéndose más realistas, en el sentido de lo real, alejándose de cualquier ideal. Mucho hicimos y mucho también quedó por hacer…

En este último año, algo inédito, un verdadero cráter se abrió para nuestra vida de Escuela con la llegada de la pandemia y tras unos momentos de perplejidad, fuimos acomodando nuestro deseo de hacer Escuela, de mantener viva la bisagra entre la intensión y la extensión aun en el nuevo escenario.

Junto a mis colegas de la junta y a mis compañeros del equipo hicimos posible un trabajo común que fue bordando y bordeando ese agujero, soportado la omnipresencia de lo incierto. A todos ellos les doy las gracias por esto, por el buen trabajo, por los lazos reforzados y por las buenas experiencias de vida. A las colegas que se presentan para recoger el testigo de llevar adelante la vida de nuestra comunidad les ofrezco mi apoyo y les deseo un muy buen trabajo en los próximos dos años. ¡Un fuerte abrazo virtual a cada uno de los colegas y feliz 2021!

CONSTANZA MEYER

Madrid, 18 de diciembre de 2020

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X