Reseña realizada por Mariam Martín – Miembro de la ELP y de la AMP. Integrante de la Comisión de Coordinación de la DHH – NRC

El sábado 12 de febrero de 2022 tuvo lugar la XVIII Jornada de estudio de la Diagonal Hispanohablante, es un acontecimiento que cada año reúne e impulsa el trabajo de los grupos de la Diagonal Hispanohablante que tienen como fin el estudio y la investigación del niño y del adolescente dentro del discurso analítico.

Esta XVIII Jornada de estudio es un paso en un trabajo de investigación que proseguirá en el conjunto de la DHH a lo largo de este año y, en 2023, se dará continuidad a esta serie. En febrero de 2023 volveremos a reunirnos para la XIX Jornadas de estudio de la DHH y en marzo para asistir a la 7ª Jornada del Instituto del Niño, punto de conclusión y colofón de esta investigación que se propuso a las redes del CEREDA: Padres exasperados-niños terribles, y que nos permitirá en un trabajo de aprés-coup poder extraer conclusiones y enseñanzas para estar a la altura de la clínica del parlêtre del siglo XXI.

¿Niños y adolescentes inabordables? ha sido la propuesta para esta Jornada que nos convocó a abrir una vía para poder abordarles en su singularidad, con los instrumentos que nos ofrece el discurso analítico de orientación lacaniana y gracias también a la dimensión del analista bricoleador, como plantea J. A. Miller en Piezas sueltas, dando la oportunidad para que esa vía pueda ser abierta para cada niño y adolescente puesto al trabajo.

A lo largo de esta jornada clínica contamos con el acompañamiento de Fabián Fanjwaks, -psicoanalista en Paris y miembro de la ECF, de la EOL y de la AMP, AE (2015-18), AME, doctor en Psicoanálisis y docente en la Universidad París VIII- que animó la conversación con los ponentes, abriendo reflexiones y perspectivas epistémicas y clínicas en cada caso. Como viene siendo habitual se contó con un lector en cada mesa de trabajo. Mar Marti, Antonio Lorente y Carmen Garrido respectivamente plantearon algunas preguntas a cada uno de los casos iniciando la discusión y conversación.

La jornada se organizó alrededor de tres ejes de trabajo, articulados con dos casos respectivamente.

El primer eje: Entramados familiares y su economía de goce

Nos parece muy ajustado para este eje, la referencia que nos ofreció F. Fanjwaks a lo largo de la conversación, retomando las Conferencias Norteamericanas, de noviembre de 1975, en Yale, en las que Lacan plantea que en tanto psicoanalistas es siempre muy importante interesarse por los padres que un sujeto ha tenido, por su particularidad, pues tiene toda su importancia, diríamos en referencia a nuestra jornada, en el entramado familiar y en su economía de goce y esto es lo que vamos a ver en estos dos casos, la particularidad de estos padres y cómo se manifiesta el deseo que puede ser, incluso, un no deseo en relación a su propio hijo.

El caso que presentó Jacinto Ruiz del Portal, -miembro de la ELP, integrante y co-responsable del Cereda-Málaga-, “Y tú, de quien eres” nos muestra como un sujeto, ubicándose en ese linaje muy particular de sus padres biológicos le lleva a una repetición de la que no puede sustraerse y a la que se condena. Presentándose como inabordable, identificado a esta posición.

Hay una apertura gracias a la posición del analista que da lugar a una inversión dialéctica en la producción de la verdad, de tal forma que hay un pasaje de una inicial posición del sujeto a “no querer saber nada” de lo que le ocurre hasta un primer momento de subjetivización de su síntoma, en su aspecto de repetición compulsiva “es algo que me puede”. Todo el desarrollo de las entrevistas está marcado por el abordaje de lo inabordable de este sujeto y por la búsqueda a producir una enunciación singular del sujeto que le permita una separación de ese linaje y autorizarse a inscribirse en la familia de acogida. Lo inabordable de este sujeto viene a responder a la ausencia de respuesta de los padres, a la imposibilidad de tener un lugar en el deseo de los padres. Lo disfuncional con la que se presenta pudo ser abordada, permitiendo la construcción de un síntoma cuyo real de goce que envuelve, pueda tener, en el transcurso de la cura, la oportunidad de pasar a una-equivocación, despojado del sentido, y poder cernir la marca singular de este parlêtre.

El caso presentado por Micaela Gil, -integrante del Cereda-Valencia-, “Totalmente divididos por el nene” ilustra muy bien la Nota sobre el niño de Jacques Lacan en la actualidad. El niño realiza la presencia del (a) en el fantasma materno, pasando a ser un intruso, representante de lo extranjero y a la vez lo más íntimo, lo más familiar no reconocido como propio; objeto insoportable para los padres que en tanto objeto (a) los divide, se angustian y no pueden responder a los que les convoca en tanto hijo. Hay un descuido en su cuidado, no hay una separación entre el cuerpo de la madre y el niño, no hay ley reguladora del goce, no hay corte ni zona de borde entre el niño y la madre.

No es un niño del deseo, un niño freudiano, dividido y angustiado por el deseo del Otro. En este caso más que hacer advenir una enunciación propia se apunta a la posibilidad de construir un cuerpo.

La insistencia de los padres en torno a que a su hijo le pasa algo, cuando hacen una lectura de manera extraña de las conductas esperable de un niño, nos haría pensar en un querer dar la dimensión de fetiche al cuerpo del niño para seguir gozando de él.

El niño consiente con ese lugar otorgado por los padres, pero a través de las sesiones y el juego puede ir simbolizando algo de este lugar y puede empezar a significar algo del cuerpo a través de los muñecos y la posición del analista.

El segundo eje: El niño y sus arreglos singulares

Para este eje se presentaron dos casos de una gran complejidad por su gravedad y en los que se muestra como estos dos sujetos han podido encontrar algunas soluciones singulares que les ha permitido ir construyendo una manera más vivible de habitar su realidad.

“Animales a diario” presentado por Carlos Montero Troáns, -socio de la sede de Vigo y colaborador de Alicia y sus enigmas-Cereda Madrid- pone de relieve unos padres extenuados por lo insoportable que representa su hija, la encarnación de un real en su erección de viviente.

Hay una experiencia traumática, a los nueve meses, en la que se produce un desenganche del Otro que se reedita a los 10 años, acontecimientos que dan consistencia a la existencia de un Otro que le ha dejado caer y es maligno, para este sujeto. Todos sus síntomas, agitación, alucinaciones, palabras sin sentido y citacismos, ruidos sin sentido, da cuenta de lo que constituye su lalengua.

Su agresividad dentro de la vida familiar y lo inabordable e insoportable que encarna encuentra un lugar donde puede ser acogido y donde sus fenómenos alucinatorios son elevados a un estatuto de dignidad, invitándole a escribir, y acogiendo sus relatos como un modo de “escabelización” de su producción delirante. Relatos que constituyen una invención singular con los que esta niña puede contar el universo en el que vive y hacer un tratamiento de lalengua y el goce de su cuerpo. Escribe un relato cuyo protagonista es su doble real. Tal como decía Fabián Fanjwaks lo animal en los miedos, fobia y síntomas de los niños es la representación de un goce y una tentativa de ser nombrado y en parte simbolizado.

El abuelo, ha sido un sustituto del padre y Otro humanizante y en esa línea se inscribe también el analista como Otro habilitador que permite una apertura al horizonte subjetivo, en contraposición a los padres que la dejan caer, no en los cuidados del cuerpo, sino en la aceptación de su singularidad.

Una intervención del analista para situar un punto de basta en las continuas agresiones en la casa se salda con la emergencia del significante “pensar” que se anuda a “estudiar” y “trabajar” que ya la sostenían en la vida escolar donde ha podido controlar su agresividad y tener un lugar. Continúa este trabajo en la perspectiva de encontrar un anudamiento sinthomático siempre más estable que las identificaciones imaginarias.

“Giros en un neo-borde” presentado por Howard Rouse, -miembro de la ELP-, es un caso de un interviniente en una práctica entre varios que como explica magnificante Howard Rose: constituye en sí misma un agujero que corresponde a cada interviniente dar una respuesta, inventando, razonando y justificando lo que constituye esta práctica en cada caso y en tanto que responde a lalengua, podríamos decir, entonces, a las marcas de goce de un parlêtre, en cada caso.

El caso se articula en relación a una inicial neo-cesión del objeto anal, después de cerca tres meses de retención como consecuencia de un forzamiento mecánico para darle una medicación que además se interrelaciona con la aparición de una pareja de la madre. La intervención de quitar algo de su objeto autístico, una hamaca, produce una defecación.

Esta operación es también el comienzo de un proceso de bricolage del sujeto con aquello que insiste, con sus marcas de goce, como letra de goce que itera y que su acogida dócilmente por los intervinientes permite que pueda producirse momentos de emergencia del sujeto, con un inicio de enunciación singular y momentos de forma embrionaria y fragmentaria de construcción de un Otro y de una incipiente demanda.

Esa iteración al ser acogida permite la creación de un neo-borde en donde esos lanzamientos y giros de aviones u otros objetos, el columpiarse, los saltos girando el cuerpo, la devoración, todos esos gestos, redoblados, elevados a la categoría de significantes con la erección de un No de los intervinientes sobre el fondo de un Sí, dejan de ser la manifestación de un goce puro del cuerpo.

Entonces es un goce que se anuda al significante mediante el consentimiento del sujeto, lo que permite la aparición de un proto Sí, ya que no está articulado a una Bejahung, pero con la función de introducir pares de oposición, por tanto un núcleo de lo simbólico, un esbozo de enunciación, un esbozo de preservar el objeto con el significante “guardar”, darse el tiempo, “1 minuto”, una incipiente nominación del objeto incluso a través de lo que falta “sal”. Nombrar a los intervinientes incluso cuando no están presenten y sostener la mirada incluso buscar la mirada del otro. Un delicado y cuidado trabajo de sostén, poniendo el cuerpo cada interviniente, en definitiva convirtiéndose en un instrumento al servicio de este parlêtre al trabajo.

El tercer eje: El analista pragmático y bricolador

En este eje Fabián Fanjwaks puso en valor la dimensión del analista como bricoleador y pragmático, tomando la referencia de Lèvy Strauss en El pensamiento salvaje, cuya función se instrumentaliza. Este carácter de instrumento del propio analista poniendo el cuerpo para que, con lo que trae el niño, pueda producirse ciertos bricolajes que permitan un inicio de implantación de lo simbólico y de tratamiento del goce.

“De lalengua al lenguaje: un intento de construir las carreteras de un cuerpo” presentado por Eva Ventura, -alumna del ICF de Alicante-, nos permite apreciar como desde una mínima célula de lo simbólico, como es abrir y cerrar puertas, encender y apagar, gracias a una nominación de la analista del agujero, este sujeto niño puede iniciar un recorrido en el que puede alcanzar un esbozo de enunciación singular y, en el mismo movimiento, un esbozo de construcción del cuerpo, situando el borde que el agujero posibilita, entre el sujeto y el Otro, de tal forma que aparece cierto límite a lo real de un goce deslocalizado.

Esta nominación del agujero bajo la forma de un equívoco de la lengua, en francés, se realiza cuando la analista nomina un dibujo del niño y en vez de decir “se mueve mucho” (il bouge trop), dice ”se mueve agujero” (il bouge tou).

Por los efectos que han sido constatados se puede decir que ha sido una interpretación; hay un vaciamiento de goce con apaciguamiento de la inquietud, un afecto, el llanto del niño y un efecto transferencial, además de contrariar la nominación que los padres hacen de su hijo como muy movido, por tanto, esta nominación toca también al ser del sujeto, liberándolo de lo demasiado y apuntando a la constitución del agujero en lo real y la puesta en marcha de lo simbólico e imaginario.

El efecto de esta nominación es una puesta al trabajo del niño tanto con el dibujo de bordear partes de su cuerpo, inicio de significantización del cuerpo para poder tenerlo, como con el juego de las carreteras con ciertos muñecos, que la analista acompaña con sus palabras que hacen que el gesto quede anudado al significante, horadando lo real y construyendo un borde a lo que itera, que son los “accidentes”, -significante del propio niño-, que representan la una-equivocación, la marca singular que porta el parlêtre.

Es bajo la modalidad del analista bricoleador y pragmático que se deja tomar por las invenciones del sujeto, que posibilita que este parlêtre vaya construyendo algunas formas de tratamiento de su goce.

“Estoy asombrado” presentado por Julio González, -miembro de la ELP. Este caso de nuevo nos permite apreciar que el niño inabordable encarnando la posición de objeto, en el encuentro con un analista que le acompaña, le permite ponerse al trabajo para encontrar una solución ante la emergencia de un goce en su cuerpo, goce no regulado; goce que itera en sus actos agresivos y que estaban encaminados a golpear ese kakón de su propio ser.

Un intento de solución aparece con el lanzamiento de peluches y la utilización de otros objetos como los aviones y “la vaquita”. Con todos estos objetos hay un intento de extracción del goce, primeramente mediante una fragmentación del goce absoluto, introduciendo lo simbólico mediante un código de señales, cierta contabilidad y mediciones de las tiradas.

En el transcurso de estos manejos con los objetos, en el que golpea a “vaquita”, acompañado de gritos y entre murmullos emerge “maldita cosa” en sus dichos que el analista rápidamente recorta, diciéndole: “hay que encontrar el modo de desembarazarse de esa maldita cosa”, que produce una respuesta del sujeto: “estoy asombrado”, evidentemente asombrado de lo que ha sido dicho.

El sujeto ha puesto en acto que es él mismo la maldita cosa de la que hay que desembarazarse, reinterpretando en acto las coordenadas de su llegada al mundo, donde puede deducirse una inscripción tardía del sujeto en lo simbólico.

Un elemento diagnostico también está presente en el caso a través de la tentativa del sujeto de realizar un tratamiento del goce que no ha sido extraído de su cuerpo mediante la introducción de lo simbólico que aleja el diagnóstico de autismo y está más encaminado a una psicosis infantil en el caso del tratamiento por el significante o de la esquizofrenia a través del significante en lo real.

Tal como plantea Julio González en este momento se trata de recoger ciertas marcas que ha habido en su historia para ver que operaciones posibilitan, que uso se pueden hacer de ellas, de su lengua fundamental y cómo construir ciertos bordes.

Como se puede apreciar la jornada nos dejó un fruto de enseñanzas y de efectos de formación para proseguir el trabajo. La nueva cita, XIX Jornada de estudio de la DHH-NRC, Febrero de 2023.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X