PRESENTACIÓN

Constanza Meyer – Miembro de la ELP y de la AMP

La Biblioteca de Orientación Lacaniana se complace en presentar el nuevo libro de nuestro colega Jorge Alemán que ya conforma con los dos anteriores, Capitalismo, crimen perfecto o emancipación y Pandemónium, una trilogía. Escrito durante el fragor de la pandemia, nos presenta una lectura de la ideología en su relación con el fantasma para pensar la época, el lugar del sujeto y la política en el marco del neoliberalismo. Es un texto que interpela al lector desde el inicio y lo implica en lo que el libro denomina los “nuevos desafíos” que conciernen al psicoanálisis y a la siempre renovada actualidad del malestar en la civilización.

Se trata de un libro complejo, con reflexiones que abordan temas cruciales para pensar el lugar del sujeto contemporáneo en su relación con la política en la época de la “nopolítica”. En él, el autor analiza las condiciones de posibilidad para una salida viable del circuito infernal del discurso capitalista en su peor versión, el neoliberalismo que casi todo lo reabsorbe y lo pervierte. Así, El texto va declinando la propuesta en el vínculo capitalismo y pandemia con la exacerbación que ésta ha comportado. La relación de conjunción y disyunción entre ideología y fantasma constituye un apartado muy interesante en el que retomando la reflexión de Althusser sobre la ideología y los aparatos del Estado alcanza una solución por la vía del concepto de Frontera tomado de la filosofía de Eugenio Trías. Asimismo, se detiene para investigar más a fondo la articulación posible entre la soledad radical del ser hablante con el lugar de lo común.

En esta época no resulta fácil evitar la caída en cierto pesimismo cuando observamos el avance firme de las ultraderechas en el mundo y es por eso que este libro es importante, ya que nos sacude con sus reflexiones y nos invita a no darnos por vencidos. Como insiste Jorge Alemán en sus libros, entrevistas e intervenciones, la mala noticia que trae el psicoanálisis es que siempre habrá un resquicio, un resto que escapará a la captura absoluta. Este “inapropiable” es lo que constituye a cada ser hablante en su singularidad y lo interesante de esta renovada propuesta es precisamente el desafío de intentar una escritura de ello en forma de nudo, tal como hizo Lacan en su última enseñanza recurriendo a la topología. Un primer anudamiento se establece entre el duelo, la memoria y el deseo y la apuesta consiste en poder vincularlo con el otro nudo que se construye con los redondeles de la comunidad, la sociedad y el estado que enlazados por el pueblo sinthoma pone en acto el espacio de lo común. Se trata, una vez más, de apostar por una verdadera experiencia política y ética que logre hacer obstáculo al empuje a la homogeneización del discurso imperante.

IDEOLOGÍA. NOSOTRAS EN LA ÉPOCA, LA ÉPOCA EN NOSOTROS.

Celeste Stecco – Miembro de la ELP y de la AMP

Agradezco a Carmen Bermúdez, al equipo de la Biblioteca y a Jorge Alemán la invitación a presentar este libro, fundamentalmente porque la lectura y el esfuerzo por atrapar alguna de las cuestiones fundamentales que entraña, que son muchas, ha sido importante para mí en este momento. En esta primera lectura, me iba deteniendo, volvía a leer, seguía, volvía… y se que volveré a ella, aún… ya que renueva preguntas y aproximaciones.

Empecé a leer este libro antes abrirlo, Jorge nos lleva a eso con la elección que hace dela fotografía de la portada, la que produce cierto impacto, una especie de espejo que nos devuelve un imagen que confirma su planteamiento inicial: de la época nunca somos contemporáneos y por lo tanto no podemos analizarla como un objeto exterior a nosotros. En la fotografía encontramos al autor en tanto que humano atravesando la pandemia actual en una ciudad que atravesaba a su vez la gran nevada del siglo. Mascarilla y mucha nieve, dos objetos que están presentes adonde no tendría que haber nada y que muestran, en palabras de Freud la hiperpotencia de la naturaleza y la fragilidad de los cuerpos, cuestiones que, junto a la insuficiencia de las normas que regulan los lazos con los otros eran situadas por Freud como las fuentes del sufrimiento humano[1]. La portada con su imagen trae para mí algo de lo que no engaña, palabras de Lacan para nombrar la angustia, trae lo fuera de duda, en palabras de Jorge: “cambios definitivos por el cruce de la Pandemia actual y el Capitalismo llegando sus efectos a numerosos rincones de la vida”.

Jorge Alemán se propone con este libro dilucidar teórica y políticamente algunas de las consecuencias relevantes de este cruce.

Este libro se enmarca en una trilogía, es su tercera entrega, y que se enmarque en esta estructura nos permite nuevamente constatar que no somos contemporáneos a nuestra época. Considero que esta trilogía nos permite asistir “en vivo” al análisis que Jorge Alemán va haciendo acerca del cambio de época a la vez que la atraviesa. Jorge no espera a que las aguas se calmen para intentar transmitir su análisis de la tormenta y no porque crea que se pueda anticipar el desenlace, sino porque su pensamiento se anuda a lo vivo y a lo impredecible.

En Capitalismo. Crimen perfecto o emancipación, Jorge decía que “parecía que el mundo marchara hacia la catástrofe”, áprès-coup leo en estas palabras un cierto “presentimiento de una noticia o visita inesperada[2]” cifrado en ese texto. Llegó la pandemia mundial y unos meses después de estar atravesándola, llegó la segunda entrega de esta trilogía: Pandemonium. Notas sobre el desastre, en el que J.A. compartía con nosotros sus notas acerca de lo que estaba sucediendo y de las consecuencias destructivas que se estaban vislumbrando, ya que, si bien allí Jorge nos planteaba que, si bien a la pandemia no la generó el capitalismo, en ella están sus huellas.

Y llega la tercera parte de la trilogía: Ideología. Nosotras en la época. La época en nosotros, que pareciera inscribirse en el tiempo de comprender, ese que viene después del instante de ver ese desastre; y en él encontramos el análisis que Jorge va haciendo acerca de los efectos que la pandemia está teniendo en un mundo organizado por el capitalismo neoliberal, efectos que ya están teniendo lugar atravesando a la civilización.

La trilogía tiene una lógica que podemos leer a posteriori, este libro en solitario creo que no sería el mismo, se trata de un paso más en el pensamiento de Alemán, en el que encontramos lo nuevo que nos lleva a cuestionar hasta lo que nos parecía incuestionable. Esta lo nuevo y lo que se mantiene, y ubico en esto último lo que para mí hace a lo singular de su pensamiento: la insistencia. Persiste en Ideología, esa “insistencia sostenida que no quiere ceder”, nos dice, y ¡menos mal! Y que le hace seguir interrogando las condiciones para un proyecto de Emancipación. Jorge renueva en esta entrega la apuesta para que la catástrofe final no llegue a concretarse. Una apuesta que no deja de ser una elección forzada sino queremos entregarlo todo.

Este libro, esta nueva vuelta alrededor del vacío tiene a mi modo de ver una estructura de tres partes:

La primera analiza minuciosamente la particularidad de la época organizada por un capitalismo neoliberal que no cesa en su objetivo de “gobernar las almas”.

La segunda desarrolla la relación fronteriza y porosa de la ideología y el fantasma, precisando lo que puede cambiar y lo que no, poniendo en el centro el hiato entre el determinismo y la decisión; cuestión fundamental que devuelve a cada uno y al pueblo su responsabilidad.

La tercera parte analiza los efectos de la pandemia actual desencadenada en este terreno y nos muestra como los aparatos ideológicos de las derechas y ultraderechas neoliberales, con sus slogans de “Libertad” o “Protección”, están aprovechándose de la tendencia nativa del hombre a la maldad, a la agresión, a la destrucción y también, por ende, a la crueldad[3], porque saben, como plantea Jorge Alemán “que esta terrible pandemia supone una oportunidad que no van a dejar pasar”. Asistimos a lo que Freud analizó ya en Psicología de las masas: la desaparición de las inhibiciones y el llamado a los sujetos a la libre satisfacción pulsional… a lo cruel, brutal y destructivo que dormita –nos dice Freud – en el individuo como relictos del tiempo primordial.

En el Seminario de La Ética Lacan nos invitaba a repensar el problema del mal, nombre del goce cuando entraña el mal del prójimo, y Jorge da un paso más a la vez que se acerca a Freud al nombrar que una de las cuestiones más importantes para no llegar a la catástrofe final es preguntarnos “cómo evitar que se extienda el odio”. ¿Qué podría hacer de limite a esa pulsión que como dijo Freud tiene como meta disolver nexos y así destruir las cosas del mundo[4], si como plantea Jorge “no es posible que el capitalismo a partir de un movimiento dialéctico y autorreflexivo tome conciencia de su potencial destructivo y pueda generar un límite a su propia expansión?”.

Entonces, ¿cómo evitar que se extienda el odio?

Alemán descarta por ahora la posibilidad del crimen perfecto… Hay lo inapropiable, aún… hay el sinthoma y el amor. Mientras los seres hablantes lo sigamos siendo, mientras sigamos estando hechos de la materialidad de lalengua que marcó el cuerpo para cada uno, de la respuesta fantasmática a como hemos sido arrojados al mundo y al deseo del Otro, seguirá existiendo un punto ingobernable, inapropiable por el discurso capitalista y por el discurso del amo, resto singular – sinthomático no gobernable por lo que se impone como el “deber ser para todos” al que la ideología dominante empuja. Pero esto no es suficiente. Lo singular como obstáculo al empuje capitalista no es suficiente para que no se llegue a la “catástrofe final”. Ya Freud fue muy claro al plantear que “el ser humano tiene escasas posibilidades de existir aislado” y en la línea freudiana, en el último capítulo Jorge nos plantea una cuestión absolutamente fundamental: de qué “modo conjugar lo irreductible singular (el sinthoma) con lo plural o colectivo, y en este punto entra en juego el amor, en su posible anudamiento al deseo, anudamiento que considero fundamental para que el deseo no quede anudado a la pulsión entrando de ese modo en la dinámica a la que el discurso capitalista empuja.

De esta manera el sinthoma y el amor se constituyen en los dos recursos de los que disponemos para seguir plantando cara al siniestro discurso capitalista que para realizarse lleva a los sujetos, como nos dice Jorge, a relacionarse “fuera del amor”. Y sabemos que es ahí, fuera del amor, que la destrucción humana puede ser sin límite. Freud fue muy claro en este punto, cuando nos trasmitió en sus distintos textos que solo el amor puede contrarrestar el “efecto unitivo” del odio, pero no cualquier amor, hace falta que éste pueda ir más allá del narcisismo y la identificación para poder acercarse a lo radicalmente Otro, propio y del otro. Esa era también la apuesta de Lacan, que en un análisis triunfara ese amor, el que, alejado de la tontería, se anudara a la dignidad. Jorge plantea dos cuestiones lacanianas fundamentales con relación al amor: “dar lo que no se tiene a quien no lo es” y “lo que permite al goce condescender al deseo”, dos cuestiones que obstaculizan el empuje capitalista de que el sujeto “consuma hasta consumirse”. Alemán nos plantea un desafío: “inventar un nuevo vínculo entre los sujetos de la emancipación y el orden de la dominación” el que podemos pensar que solo será posible con el sinthoma y el amor.

El psicoanálisis tiene un lugar fundamental en este punto, en este desafío, para lo cual debe seguir siendo un síntoma de la civilización, prefiero seguir defendiendo ese lugar para él, y que ahí resista para que no llegue a subsumirse ni en la ideología dominante, ni en la del practicante ni en la de las instituciones de las que formamos parte. 

[1] Freud, S., El malestar en la cultura, Amorrortu Editores.

[2] Lacan, J., Seminario 10, Paidós.

[3] Laca, J., Seminario 7, Paidós.

[4] Freud, S., Esquema del psicoanálisis, Amorrortu Editores.

RESONANCIAS

Jesús Rubio Campuzano – Socio de la Sede de Madrid de la ELP

Al tomar la palabra Celeste Stecco se fija en la portada para parafrasear el libro. En ella sale el autor, Jorge Alemán, con una mascarilla, con un sombrero atravesando un temporal (la gran nevada del siglo). Podría ser cualquier persona, la pandemia no fue causada por el capital pero bebe de su discurso. Aparecen dos objetos atípicos, la nieve y la mascarilla, o como diría Lacan en el seminario de la angustia, dos objetos allí donde no tendría que haber nada, y que muestran, según Celeste, aquello, que en palabras de Freud, muestran la hiperpotencia de la naturaleza y la fragilidad de los cuerpos. La imagen trae, en palabras de Lacan del seminario nombrado, algo de lo que no engaña, cruce y consecuencias por venir de la pandemia y el neoliberalismo. Para continuar haciendo un recorrido de lo que han sido las últimas obras del pensamiento de Alemán: Capitalismo, crimen perfecto o emancipación y Pandemonium notas sobre el desastre donde Ideología cierra la trilogía, puntuando: que si en la primera parecía anticiparse a la deriva del mundo hacia la catástrofe, en el segundo toma las consecuencias de la pandemia, para cerrar en este tercero, un tiempo para comprender las huellas del capitalismo y su relación con el desastre.

Sergio Larriera tomará, tal vez, una de las partes más complejas del libro, su topología, donde Alemán encuentra afinidades entre la banda de Moebius y el discurso capitalista. Su producción infinita, su voracidad, su retroalimentación y ante la pregunta de cómo salir de esa inercia, la respuesta no es sin el capital. No será con un corte transversal o longitudinal al medio, el primero rompería con todo el sistema y parece utópico, y el segundo topológicamente realiza una figura más amplia de similar forma. La proposición sería un corte longitudinal al tercio (corte a lo largo que empieza en un punto y se encuentra con el inicio del corte al recorrer la figura en una segunda vuelta), de esta manera nos encontraríamos con un corte, una división que produce dos figuras, por una parte una banda de Moebius (discurso capitalista) y por otra, otra banda anudada a esta primera pero agujereada en su relación (aquello del sujeto que ha podido separarse de este sinfín).

   Mercedes de Francisco empezará su coloquio, con lo que para ella es la estructura del libro, varios libros en uno. Un texto que hace trabajar por sus referencias a otras obras, a otros autores Althusser, Freud, Lacan … Y retomará una frase freudiana del libro de Alemán “Cuanto es el quantum de pulsión de muerte que una civilización puede asumir sin que sus cimientos se vean socavados”. De Ideología dirá que es un texto mas pesimista que Pandemonium y resalta que el problema, ya no es con los objetos del capital, sino con la compulsión a la repetición. Lo que queda rechazado, según Mercedes, es el amor, lo político, es un rechazo de lo imposible. Retomará otro punto, la noción del tiempo en el libro: el tiempo lógico en el capitalismo es un presente eternizado y frente a esta impotencia temporal solo puede advenir la posición melancólica. Dirá que Jorge Alemán en su texto habla del sujeto interpelado por el otro, y “menos mal” puntúa, nombrando los hechos actuales de desamparo y soledad absoluta de los niños en Siria y en Ceuta, donde no hay otro que interpele a nada.

Quiero destacar de este encuentro, de psicoanalistas, pensadores, colegas, lo que para mí fue un guiño y un elogio a la amistad, las palabras de Sergio Larriera en su intervención:

“Conversaciones, largas conversaciones, muchos años de conversaciones. Fíjense que he encontrado un texto antiguo del año 75, donde me decía a mí mismo, los hombres construyen enormes teorías que demandan el sacrificio de toda una vida, para explicar aquello que una vez fue la alucinación de un instante. Algo hay en la poesía que recupera el resplandor de aquel estallido. Eras especialmente joven Jorge, eras especialmente joven y te acompañaba tu pequeño libro Invasiones y leyendas. Aparté los poemas para mirarte a los ojos. Un intruso, un desconocido. En el segundo encuentro hablaste para decir: “Alguna vez una mujer elevó mi cuerpo al cielo, alguna vez la palabra de un hombre me alcanzó en pleno corazón”; “Volamos al infierno, pálidas iguanas ocultaban sus escamas más sensuales, entre el follaje de largas, locas, malvas trepadoras, frágiles boquillas de jade”. Cuando todo fue propicio me contaste del momento más violento de tu vida. El día que te mostraron las cifras secretas de tu cuerpo. Este es un registro, Jorge y señores espectadores, un registro de aquellos inicios de conversaciones. Las conversaciones fueron múltiples, 45 años de lo que acabo de leer”.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X