JUGUETES ROTOS de Carolina Román

Por Mila R. Haynes – Socia de la sede de Madrid de la ELP

Desde el 6 de Mayo hasta el 6 de Junio 2021 – TEATRO INFANTA ISABEL, Madrid

Dos hombres comparten escena. Dos cuerpos biológicos masculinos. Uno, Nacho Guerreros, representa a Mario, que también será Marión, el otro, Kike Guaza, representará varios papeles, Dorin, gran amiga de Mario, es el fundamental.

El escenario es un pajar, o más bien un montón de jaulas, y plumas esparcidas por doquier, que irán tomando distintos significados según la iluminación, los sonidos que acompañan la obra y sobre todo el contexto de lo que Mario va narrando, armando, mostrando, hilando, dejándonos ver sus vivencias, experiencias, dudas, certezas y miedos, sobre todo miedo, mucho miedo. Él es distinto, no es él, “¿quién soy yo?” se pregunta en el escenario, “soy una mujer atrapada en un cuerpo de hombre”. Jaula y plumas, ¿querrán decirnos algo?

La obra comienza enfrentándonos al final, el final universal, para todos, el real de la muerte. De ahí empieza a recorrer con escenas claves desde su niñez hasta el presente, su desconcierto, su tristeza, su soledad ante un saber, desde la infancia, que no puede compartir, no se atreve. Lo tiene que callar, lo tiene que ocultar, que no es ni cómo se espera de él, sobre todo su padre, ni cómo se supone que tendría que ser según las coordenadas sociales de su pueblo y su época, la postguerra en España. Es un cuerpo que se dice “de hombre” porque sus atributos sexuales le vinieron dados así, con pene, que disfruta adornando a escondidas con todo tipo de semblantes femeninos, deseando, en la adolescencia, a su primo querido. Aunque él cuerpo, ella sujeto, no puede dejar de buscar, acariciándose, eso que siente con tanta evidencia, los pechos de mujer bajo la blusa que su madre estrenó en su comunión.

Huye, entonces, en busca de su feminidad, quizá en otro lugar donde no tenga que responder a la demanda de ningún otro familiar, quizá ahí pueda encontrarse a sí misma, y desenvolverse como siente que es…y se encuentra con ella, la que será su gran amiga, Dorin. Es absolutamente espectacular el trabajo que hace Kike entrando en la pintoresca, superfemenina, simpatiquísima, agraciada, esbelta y bella mujer que es Dorin en un cuerpo biológico de hombre, ella también.

Es verdad que los neuróticos sufrimos con nuestros síntomas y eternas dudas, no es menos cierto que la psicosis no sea dolorosa de habitar, si bien, de un tiempo a esta parte que estoy más atravesada por todas estas nuevas singularidades sexuales, en la consulta, en los espacios de discusión de psicoanálisis, en los libros, en la calle, en lo contemporáneo…se me impone tan descarnado e hiriente por lo que pasan muchos de los sujetos de identidades opuestas a su biología, fuera de los códigos normativos dominantes, que solo quiero seguir viendo, leyendo, escuchando, observando más y más , a ver si pudiera encontrar cómo aportar algún grano de arena al menos, para que se pueda llegar a aceptar con íntimo respeto como quiera que se elija ser y estar en este mundo loco nuestro y de todas las subjetividades.

Algo, no poco, se evidencia desde Lacan en el psicoanálisis: No hay relación sexual, si goce, amor y deseo.

Casi la obra termina también con la muerte anunciada ya al principio, pero no, es el atrevimiento de Mario a mostrarse Marión, como ese parleser singular, en su ser más íntimo, una mujer.  

Mila R. Haynes – psicoanalista y artista

Resonancias de Eduardo Jiménez – Artista

Singlugar

En el verano de 2019 el Círculo Lacaniano James Joyce me invitó a hacer una ilustración, que encabeza esta reseña, de uno de esos neologismos, originales y llenos de humor y significados, con los que ellos suelen trabajar. Se trataba de SINGLUGAR. Es decir: un adjetivo atribuible a cualquier que no tiene, al menos a primera vista, un lugar en el que habitar, estar encuadrado o clasificado por la sociedad y que al mismo tiempo es especial, distinto, singular.

Cuando hace unos días estaba presenciando en el teatro la obra “Juguetes Rotos”

De Carolina Román, autora y directora de ella, se me vino a la cabeza el dichoso neologismo.

En efecto, la obra trata de las personas homosexuales, trans, bisexuales. De la aceptación o rechazo de la sociedad hacia ellos. De sus sensibilidades, sufrimientos, amores, anhelos, intentos de integración, frecuentemente fallidos, por encontrar un LUGAR en ella y al mismo tiempo conservar su SINGULARIDAD.

Según palabras de la autora, que pone en boca de Mario, uno de los dos protagonistas, “Quiero mirarme y reconocerme en él, mirar mí cuerpo y no odiarlo. Es más, quiero amarlo lo suficiente como para dejarlo volar libre como las palomas. Porque si no lo hago seré ese fantasma habitando el cuerpo de un juguete roto, seré esa criatura extraña empujada a deshabitarse, y no quiero, y no debo”.

Carolina Román nos cuenta la historia de Mario, un oficinista, criador de palomas, que trabaja en un pueblo de Aragón, y que un día conoce a Dorín, una transexual del mundo del espectáculo en Barcelona que le sirve de catalizador para cambiar esencialmente su vida, enfrentándose a sus sueños de ser mujer.

La obra transcurre en la dura época de la posguerra que, entre otras lindezas, adobaba el panorama con la famosa Ley de Vagos y Maleantes, que incluía la represión de los homosexuales.

Juguetes Rotos es una de las obras de teatro mejor valoradas de los últimos años, habiendo recibido numerosos premios, entre ellos el otorgado por la Unión Actores a Nacho Guerreros y Quique Guaza, protagonistas y únicos actores, aunque encarnando el segundo de ellos a varios personajes.

La dirección es excelente y también merece admiración la puesta en escena por la inteligente utilización de los elementos empleados.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X