En esta ocasión Ecos del cartel recoge la intervención de Jonathan Rotstein y la reseña de Alejandro Tolosa de la Tercera conversación sobre la Clínica del Cártel realizada por la Sede de Madrid de la ELP el pasado 4 de junio de 2019 con el título La Transferencia de trabajo: producciones y efectos. Participaron Jonathan Rotstein y Sergio Larriera, con la coordinación de Ana Lía Gana.

“La transferencia de trabajo a la luz del Banquete: Más allá del amor al saber”.

Por Jonathan Rotstein. Socio de la Sede de Madrid de la ELP.

La transferencia de trabajo es un concepto que Lacan emplea una sola vez: Lo hace en 1964, en el “Acta de fundación” de la Escuela, donde dice que “La enseñanza del psicoanálisis no puede transmitirse de un sujeto a otro sino por los caminos de una transferencia de trabajo”. Así, a simple vista, podría parecer que únicamente se trata de una transferencia que tiene por objeto el trabajo.

Sin embargo, Miller, en su curso “El banquete de los analistas”, declara que la transferencia de trabajo es un concepto que él ha querido promocionar ya que Lacan, al utilizarlo, le da un sentido tan concreto que resulta inequívoco.

De manera que, en los capítulos VIII, IX y X del citado Seminario, Miller se encarga de problematizar los diferentes aspectos y dimensiones que surgen alrededor de este concepto en donde (de un modo general y según la lectura que yo he hecho) cobra especial relieve una dicotomía que podemos expresar de la siguiente manera:

Respecto del saber no es lo mismo si el sujeto mantiene una relación de amor o de deseo: Amor al saber y deseo de saber constituyen dos polos antagónicos donde situar toda una serie de elementos que (si bien Miller va desgranando paso a paso a lo largo de estos tres capítulos) en lo fundamental, se articulan según se prescinda, o no, del Nombre del Padre.

En este sentido, Miller destaca de diferentes maneras cómo la relación que el Sujeto mantiene con el Nombre del Padre se inscribe dentro del registro del amor.

Es interesante porque, mientras desbroza el concepto de la transferencia de trabajo, Miller recurre al dispositivo del Cartel para ejemplificar, a través de la figura del Más-Uno, el uso que conviene dar al Nombre del Padre: Servirse de él para poder prescindir del mismo.

Al respecto deja anotadas algunas cuestiones como, por ejemplo, la conveniencia de vulgarizar el Nombre del Padre haciendo que nadie lo encarne sino que, más bien, sea tomado como un lugar de la estructura el cual, además, conservaría sus derechos.

Pero ¿Qué tiene esto que ver con la transferencia de trabajo? El hecho de que la transferencia de trabajo es lo que permitiría compartir con otros aquello que el psicoanálisis enseña ‘uno por uno’. Pero ¿Cómo? Modificando la relación al saber desde el amor hasta el deseo.

Veámoslo un poco más en detalle: La enseñanza del psicoanálisis (lo que no quiere decir tanto la enseñanza de “la disciplina analítica” como de “aquello que el psicoanálisis enseña”), se funda en la relación que un sujeto mantiene con otro para transferirle su trabajo (en este sentido, Miller sostiene que la tesis de la transferencia de trabajo es la causa que motivó a Lacan a fundar su Escuela).

Sin embargo, podemos preguntarnos si ello basta o es suficiente, ya que “lo que el psicoanálisis enseña” es algo que concierne a la experiencia individual, de manera que ¿Cómo pasar del ‘uno por uno’ al ‘todos’?

Este interrogante concreta los problemas que surgen de “la enseñanza del psicoanálisis” y aquí precisamente es donde se sitúa la tesis de la transferencia de trabajo: El hecho de que el trabajo deba ser transferido ‘uno por uno’.

Ahora bien ¿Qué condiciones se precisan para ello? Ante todo, el primer uno debe trabajar ya que, de lo contrario, no se podrá transferir trabajo alguno.

Pero ¿Los analistas, desde su posición en el discurso analítico, trabajan? Es claro que no, ya que el que trabaja es el analizante. Esto, remarca Miller, es precisamente lo que Lacan pide al final de su “Acto de fundación”: Analistas trabajadores, para lo cual la relación al saber debe verse modificada desde el amor al deseo.

Esta cuestión, notémoslo, es paralela a lo que se produce al final de un análisis donde el Sujeto ha logrado prescindir del Nombre del Padre, de su identificación a él, del amor al saber supuesto (ya que se supone que el Otro sabe) y en donde, en consecuencia, el sujeto ya no trabaja más por amor al Padre.

Observemos que ese trabajo por el padre y para el padre no es el tipo de trabajo que Lacan deseaba para su Escuela. Al contrario, según destaca Miller en “El banquete de los analistas”, el Analista de la Escuela es alguien que se vale de S(A/) para el trabajo “sobre el fondo de su ignorancia y de que el Otro no sabe”.

De modo que, al prescindir del Nombre del Padre, se trata de un saber que ya no tendría efecto de amor y que, de este modo, sería un saber enseñable a todo el mundo, un saber nuevo que da lugar al trabajo porque induce a él.

De modo resumido podríamos decir que la transferencia de trabajo es lo que posibilita “la enseñanza del psicoanálisis” cuando la desuposición de saber ha tenido lugar, cuando el saber ya no pasa por el Nombre del Padre y por los caminos del amor, cuando el sujeto ya no se dirige al saber, sino al no-saber, y cuando el saber es fruto del trabajo.


Reseña del encuentro

Por Alejandro Tolosa. Socio de la Sede de Madrid de la ELP.

La mesa estuvo coordinada por Ana Lía Gana miembro de la ELP-AMP, miembro de la Comisión del espacio del Cártel de la Sede de Madrid. Los ponentes invitados fueron Jonathan Rotstein, socio de la Sede de Madrid de la ELP, miembro de la Comisión del Espacio del Cártel, y Sergio Larriera, miembro de la ELP-AMP.

Ana Lía Gana abrió la conversación recordando las Primeras jornadas de Cárteles a nivel nacional que se celebrarán el próximo mes de septiembre en Madrid, llamadas 4 + 1: el plan Lacan. Antes de entrar en tema y a modo de agente provocador convocó a la audiencia a inscribirse en cárteles haciendo un llamado a la cartelización, en particular sobre el tema de los sueños, en tanto tenemos el Congreso Internacional próximamente y otros temas que causen el interés personal, sobre conceptos del psicoanálisis.

“El Cártel es el dispositivo privilegiado que causa la transferencia de trabajo”, frase que da paso a la exposición de nuestro compañero Jonahan Rotstein que trabajó la transferencia de trabajo en relación al curso de J.-A. Miller “El Banquete de los analistas” y tituló su presentación: Más allá del amor al saber.

La transferencia de trabajo, dice Jonathan Rotstein, es un concepto que Lacan utilizó una sola vez en su Acta de fundación de la Escuela. Parafraseando a Lacan: “La enseñanza del psicoanálisis no puede transmitirse de un sujeto a otro sino por los caminos de una transferencia de trabajo”. Cuestión que abre la problemática de la transmisión y del saber desde una dicotomía: el amor al saber y el deseo de saber. Continúa Jonathan Rotstein: “dos posiciones que se articulan según se prescinda o no del nombre del padre (…) el sujeto se inscribe en una relación de amor respecto al nombre del padre (…) y Miller recurre al dispositivo del cártel para ejemplificarlo desde la figura del +1, sobre todo, al uso  que se le debe dar a la figura del padre desde la formula: servirse del padre para poder prescindir de él (…) –en otras palabras– un nombre del padre a vulgarizar, que nadie encarne este lugar de la estructura sino que hay que conservar ese lugar con derechos”.

Lo anterior permitiría compartir con los demás “eso que se enseña uno por uno” modificando la relación que el sujeto tiene con el saber. “Ir del amor al saber, al deseo de saber”.

El +1 tiene que dar ejemplo, tiene que trabajar y en comparación con la posición del analista en un análisis. Hay que “prescindir del padre y del amor al saber supuesto, del amor al inconsciente y al Otro que se supone que sabe”, esto para que caiga el trabajo por amor al padre y que los analistas se valgan del significante del Otro barrado S(A/) como la formula que  Lacan y posteriormente Miller, tienen para la Escuela. “Estar al servicio de trabajo desde un saber nuevo, sin efectos de amor, un saber fruto del trabajo y un saber a cielo abierto”.

Después de la estimulante exposición de Jonathan Rotstein, retomó la palabra Ana Lía para resaltar el lugar del +1 como aquel que encarna el lugar al que se le des-supone un saber, ya no del nombre del padre como un significante que ordena sino como aquel significante del que el sujeto hace uso pero puede prescindir de él. Y destaca el esfuerzo de Lacan para crear una Escuela que funcione sosteniéndose la transferencia de trabajo.

Puntos de debate (Intervenciones de los asistentes)

El Cártel puede ser en la propia experiencia, un encuentro con lo real del no hay El analista y del saber que no hay. Un dispositivo en el que acontece la experiencia.

  • Lacan rescata la función del líder que tiene un lugar en la estructura.
  • La transferencia de trabajo no es el trabajo de la transferencia.
  • Lacan transmite un estilo de trabajo, pone a trabajar el saber.
  • El Cártel es un modo de tratamiento del grupo. Una subversión de la lógica de los grupos para ir más allá de él.
  • Lacan inventa la Escuela por el desvalimiento de los analistas frente al final del propio análisis.
  • Despenderse de la identificación entre los individuos del grupo, para buscar la identificación en el orden de lo que los causa, estar advertidos de la identificación con los otros y pasar a la identificación con la causa (analítica).

Luego de este debate tomó la palabra Sergio Larriera con su exposición titulada: La nominación rígida o flexible en la disolución del Cártel. Sin embargo, rápidamente advierte que no sabe si se va a ceñir al título expuesto porque la presentación y el debate anterior, convocaron en él diversas reflexiones.

No se trata de anatemizar la obscenidad imaginaria de los grupos que no se puede dejar de padecer ya que los grupos son numerables, sino de cómo conducir eso a otro destino.

Cómo se llega del amor al saber al deseo de saber.

“Mi pregunta es por el error” dice S. Larriera que estuvo trabajando con las cadenas y el error que se produce en un Cártel cuando no se produce la disolución según indica la formula lacaniana.

En la figura nº6 del Seminario Aun, hay un error en una cadena que pretendería ser “bruniana” (una cadena en que cada uno de los nudos que la componen, se suelta de todos los otros cuando se corta uno de ellos) La propiedad bruniana es lo que llamamos “borronea”. Esta cadena presentada tiene un error porque no todos los eslabones se sueltan cuando se corta uno de ellos. Este error es propuesto en el Seminario 20 y es comentado por Lacan en el Seminario 22. Un error de perspectiva en el nudo borromeano (cadena bruniana) que Lacan celebra como felix culpa » porque le permite pensar que en la construcción de una cadena, “hay un eslabón privilegiado y que no es lo mismo trabajar en un sentido (de dirección) que en otro” en lo que respecta al corte de elementos para desanudar el conjunto.

La formula de Lacan sería: “algo particular de ciertos nudos (cadenas) que se pueden llamar borromeos (brunianos) en un sentido y no en el otro, nos da una idea de ciclo y orientación”. Por otro lado, retoma S. Larriera, Lacan ya estaría pensando en otra oposición: lo rígido y lo flexible, entre lo que es el nombre del padre y el padre que nombra; la rigidez del padre que nombra y cierta flexibilidad del nombre del padre.

S. Larriera pone la lógica del Cártel en el centro de la reflexión anterior: No se puede negar que en los grupos se fraterniza alrededor de la figura del líder, la acomodación imaginaria típica del amor de transferencia lejos del deseo de saber anteriormente expuesto.

Una cadena trivial no es un encadenamiento bruniano. El trabajo del Cártel es que cada uno expone para los demás, cada uno contribuye al trabajo del otro y dicho trabajo está destinado a disolverse mediante el ejercicio de la escritura.

Para S. Larriera, si esto se alcanza o no, es responsabilidad del +1.

El trabajo del +1 es el eslabón privilegiado, el asimétrico de la cadena. Uno que permite distintos tipos de encadenamientos; si voy a la derecha desencadena, si voy a la izquierda no. Esta era la ruta del pensamiento de Lacan en esta época: la asimetría de uno de los eslabones, no es lo mismo cortar un eslabón que otro.

El encadenamiento de 4 en el Cártel tiene que desencadenarse vía la escritura: producción y disolución. Sino, el grupo puede seguir encadenado vía transferencia.

Puntos de debate (Intervenciones de los asistentes)

Igual que en la primera parte de la conversación, la intervención generó un intenso y rico debate del que rescatamos los siguientes puntos vivos:

  • Un grupo es el que sus miembros son numerables y todos tienen presente al resto de miembros. Hay que transformar el grupo en un Cártel
  • Siempre hay transferencia con el libro, con los colegas, con un autor, pero no es lo mismo la transferencia analítica que la transferencia de trabajo.
  • El +1 es el responsable del anudamiento y como resto de la operación, la disolución por medio del producto.
  • Se trata que la producción del Cártel acuda a la transmisión, primero, a los compañeros del Cártel y segundo, a los demás.
  • La causa es el agujero que permite que los miembros se enlacen a traducir algo que es un vacío.
  • El agujero es la condición de todo.
  • El Cártel es un dispositivo de la Escuela y necesita un punto de inscripción en la misma, aunque el “verdadero amarre” sea el tiempo en el que se propone la producción, el efecto del sujeto temático en el Cártel.

BUSCACARTELES

Ponerse en contacto con Carmen Cuñat ccunat@arrakis.es o con José Alberto Raymondi <josearaymondi@gmail.com>

Ponerse en contacto con Carmen Cuñat ccunat@arrakis.es o con José Alberto Raymondi <josearaymondi@gmail.com>

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X