Intervenciones de Miguel Ángel Alonso, Mónica Unterberger y Mila R. Haynes el 31 Enero 2020 en la inauguración de la Séptima exposición del espacio Encuentros con el Arte

Rafael Peñalver: Licenciado en Física, Ingeniero en Telecomunicaciones, lector empedernido, de literatura, pero también de Freud y Lacan. Nombra la impactante muestra que nos ofrece bajo el título de Elogio del discurso. En la presentación que de ella hace, nos dice que su empeño es encontrar sobre el lienzo, y mediante el color, las soluciones posibles a una temática, la que lo interrogue cada vez. Pinta desde muy joven, sin prisa pero sin pausa, a lo largo de esos 50 años que lleva dedicado al arte en sus diversas expresiones: pintura, videoarte, instalaciones, collage. Esto sería, de forma breve y concisa, una expresión de su CV.


Texto de Miguel Ángel Alonso para la inauguración de la séptima exposición de Pintura en la ELP.

Este espacio nace de un Grupo de investigación llamado Arte y Psicoanálisis, que se desarrolló bajo la dirección de Mónica Unterberger a lo largo de siete años. Pensamos que era buena idea darle continuidad de una manera práctica poniéndonos en contacto directo con la obra de los autores y seguir preguntándonos acerca de los diferentes modos de afrontar el arte. De esta manera mantenemos vivo el lema que nos guio a lo largo de la investigación: “¿Qué cosa es el arte?”

En los planteamientos que desarrollamos, observamos, entre otros, ese proceso histórico en el que los artistas se van separando de la representación de los objetos, para dar lugar a una pintura más articulada al significante, a lo simbólico, lo cual iba la iba alejando de la tiranía de los significados. Creo que la pintura de Rafael Peñalver es un ejemplo claro de este proceso. No nos ofrece la pregnancia de las representaciones imaginarias. Sugiere más esa vertiente simbólica que Borges planteaba, en su vieja entrevista televisiva con Joaquín Soler Serrano, como tarea del artista: convertir lo que nos sucede, lo que viene del mudo, en símbolos que pueden ser colores, formas, sonidos, música, etc. En el caso de Rafael Peñalver se trata de eso, de símbolos que trasmutan el mundo en color.

Quizá habría que pensar que para Rafael, ni los objetos del mundo, ni los sujetos, tengan ya la consistencia con la que aparecían en la representación imaginaria clásica. Sus pinturas nos liberan del peso de la imagen, del peso de lo lleno. Es una obra que, más que invitarnos a tomar propiedad de una realidad objetiva, nos sugiere el símbolo como forma privilegiada de expresar, de mirar y de recibir el mundo. Dicho de otro modo, es una propuesta para desprendernos, al menos por un momento, de la vanidad de las imágenes y mostrarnos el color como otra posible morada para nuestra evanescencia.  

Quiero concluir dando las gracias a Rafael Peñalver por prestar sus cuadros para esta exposición, es un auténtico honor para nosotros, y desear también a todos los asistentes que la disfruten.


Una poética del color. Texto de Mónica Unterberger para inauguración de la séptima exposición en la ELP

Ante su obra, ésta que hoy mostramos con gran placer, una no puede menos que dejarse llevar por ese intenso juego de colores que parecen mantener un diálogo entre sí, a veces tranquilo, otras, sereno, a veces en toda la potencia de un combate entre sus contrastes; otras, como la suave caída casi de un atardecer en algún lugar del mundo, tanto desde lo alto de una cima como desde algún imprevisto horizonte, al amanecer. Juego de degradëes que, en una especie de conversación alcanzan, a mi juicio, la expresión de una poética del color. Me atraen esos cortes del color, limpios, decididos, que se destacan en algunos de ellos, como preservando su diferencia cromática, sin mezclarse, y aliándose a la vez en una comunidad de cercanías que insisten en pertenecer y compartir lo común del espacio y su tiempo. Me atrae esa picaresca puesta en juego en la tela, donde alguna explosión se disfraza de jubileo y, a la vez la evoca. Me serenan esos grises negros en los que se atreve aparecer algún amarillo, haciendo objeción a la oscuridad. Y qué decir de esos azules añil, que nos abren al profundo mediterráneo en toda su íntima, extensa y vasta unanimidad.

Ciertamente, cada artista es incomparable y diverso en su hacer. Es eso lo que atrapa a quien contempla. Es eso lo que ahí se satisface, lo que hace volver la vista y deponer la mirada, el saber. En este caso, la ausencia de imagen pone a trabajar la mirada tras lo que se muestra, intentando alcanzar lo que ya ha ocurrido: el encuentro con la luz, los contrastes y su impacto.

Encuentro en Rafael Peñalver, en esa manera que prefiero llamar poética del color, una nobleza: la de permanecer fiel a la exploración en su máxima combinatoria, sin concesiones, de las posibilidades de la paleta del color, nunca el mismo. Por ello, es una satisfacción contar con esta muestra en un Espacio como Encuentros con el Arte, que – como saben- , se propone como Puente entre Psicoanálisis y Arte . Un Espacio que crece y se renueva en cada exposición Nuestro agradecimiento a Rafael Peñalver, por su generosidad y entrega, animada y cordial. Queda por decir: que lo disfrutéis!


Pintura Expresionista Abstracta y Rafael Peñalver. Texto de Mila R. Haynes

Rafael Peñalver, el artista que presentamos en esta ocasión, podríamos decir que es un pintor de pintura abstracta expresionista, clasificación en la que parece que él se considera cómodamente incluido.

La pintura abstracta, en general, es muy difícil de entender por el espectador poco entrenado en las artes. Cuando uno lo mira con cierto detenimiento produce una cierta aprensión. No es una pintura fácil de ver a primera vista ya que no hay nada a lo que agarrarse que podamos reconocer, ni comparar con lo que conocemos de nuestra vida cotidiana.

Por ello, pensé que podrían serviros unas breves pinceladas, nunca mejor dicho,  de lo que sucede cuando nos exponemos a una pintura de este tipo, y espero que os ayuden a sacarle el máximo partido a la muestra de nuestro VII Encuentro.

La pintura abstracta expresionista se construye lentamente en el ojo , en la mirada que uno deposita en lo que ve, a base de giros y serpenteos. No hay un área central que focalize la mirada…es una pintura All Over (por todas partes). Sin embargo, hay una coherencia y ritmo, puede verse como un devenir en el cuadro, igual que un paseo, si uno puede dejarse llevar, entre cromatismos y trazos, gestos más bruscos o más delicados, abundancia de color o escasez, texturas, montañas, llanuras… solo le faltan olores y sonidos, o quizá los tiene, y uno los puede llegar a percibir si ese dejarse ir.  Hay una lírica de la imagen.

Resulta muy curioso que a pesar de que suelen ser obras de gran tamaño, no lo es ni por el ego, ni la pomposidad o los aires de grandeza o por cierto narcisismo, como diríamos nosotros, sino todo lo contrario, en realidad lo que  intentan con sus obras es transmitir una sensación de intimidad y humanidad, como decía Rothko, uno de los expresionistas abstractos más conocidos, “son una expresión sencilla de un pensamiento complejo”.

Podríamos decir que el Expresionismo abstracto comienza en los años 50 en Estados Unidos (1943-1970) con la pintura de Pollock, quien admiraba y se inspiraba en europeos como Picasso, Miró y Matisse.

La primera obra, que podemos considerar de este movimiento se basa en una pintura más bien Cruda y física, siguiendo el Gesto que hace un pintor cuando pinta. Al principio era un Action Painting (Pintura en Acción), un enfoque desinhibído en la que atraen al espectador por medio de gestos pictóricos valientes y toques agresivos. Hay una cosa muy primitiva.

Pollock era una mente torturada. Comenzó un Psicoanálisis Jungiano,que basándose en la idea de que existe un inconsciente colectivo, fue factor decisivo en la expresión de Pollock en su pintura, consiguiendo liberar en élla todas sus pasiones , de alguna manera respaldadas por ese paraguas que le proporcionaba la creencia en el inconsciente colectivo.

Pollock se entrega así, a conectar y expresar ese  inconsciente colectivo, es una furia en la tela, esta tan cerca de mostrarla esencia de lavida como puede llegar a estarlo otra manifestación artística (película, libro, música…)

Pollock, que se expresa sin sentimentalismos ni atajos, sin velo, ni semblantes, en un intento desesperado de expresar sus emociones a través de las marcas de pintura que va dejando en el lienzo, inaugura el expresionismo abstracto.

Aún con estas características más generales en todos los artistas que se han expresado de esta manera, podemos encontrar en cada uno de ellos su singularidad, al igual que en Rafael Peñalver. Pollock es especialmente conocido por el dripping (goteo), Kooning por visiones más trágicas y descarnadas. Y dentro de los que se llamaron Color Field (Campo de Color), obras consideradas más sosegadas y tranquilas, podemos nombrar a Newman, y en lo que él consideraba en su obra como rayos de luz y a Rothko con sus gamas cromáticas, en las que buscaba expresar una experiencia casi semireligiosa, dándonos hasta sus normas de observación, con las que pretendía dejar absorto al espectador como ante la contemplación de un paisaje, siendo para él su obra como un estudio de las emociones humanas elementales, decía que sus obras trataban “sobre la tragedia, el éxtasis, la pena y demás…”

Rafael Peñalver pinta desde muy joven, sin prisa pero sin pausa como lo demuestran esos 50 años dedicado al arte, en sus diversas expresiones: pintura, videoarte, instalaciones y collage.

Rafael elije para la muestra el título de “Elogio del discurso” ya que pone a dialogar  la división del espacio pictórico, las masas de color y los trazos, para crear la ilusión espacial de profundidad y movimiento. Los colores tienden a expandirse, pero encuentran su límite de forma radical y al tiempo establecen un discurso visual.

En sus propias palabras nos dice, “Mi pintura se caracteriza por la riqueza plástica, por las zonas intermedias y la infinidad de matices. Para conseguir tales efectos es necesario hacer del lienzo la paleta y una ejecución sin titubeos, ejecutar las acciones mientras las capas primeras aún no están totalmente secas. Lo demás, ya sabemos, es “cocina”, que es como decir aplicar los conocimientos acumulados en más de cincuenta años de pintura”.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X