Gran Conversación Virtual Internacional en abril de 2022 de la Asociación Mundial de Psicoanálisis

Presentación de la Gran Conversación Virtual Internacional realizada por su Directora Christiane Alberti

Transcripción de la presentación: Marjorie Gutiérrez – Socia de la Sede de Madrid de la ELP

LA MUJER NO EXISTE

Dentro de un año tendrá lugar la Gran conversación virtual internacional de la AMP. Se celebra en un momento en el que, por doquier surgen voces de mujeres que rompen un silencio que viene de lejos. Legítimamente proclaman su deseo de igualdad y de libertad, denuncian las injusticias sexistas y las violencias infligidas a las mujeres. El psicoanálisis juega su partida en ese movimiento.

LA LÓGICA FREUDIANA – φ

Las mujeres están en el origen del psicoanálisis, escuchándolas Freud hizo oír una palabra inédita, sobre su vida amorosa y sexual, en un tiempo en el que solo se las veía como progenitoras. Pero ese tiempo lleva la marca de su época y “la tradición de un largo pasado”. Diríamos hoy que la concepción freudiana de la feminidad es falocéntrica. En el inconsciente el ser femenino estaría irremediablemente marcado por la falta, afectado por el signo menos. Pero el propio Freud tomó la medida de los límites de este enfoque, tanto para las mujeres como para los hombres, ya que tropezó con el enigma de la feminidad que no se deja resolver por el complejo de castración. La vía de Lacan será totalmente diferente.

NO PODEMOS MÁS CON EL PADRE

Lacan formalizo primeramente el Edipo freudiano con el Nombre del padre y la metáfora paterna. El efecto de esta metáfora es, en efecto, comprometer a los sujetos a pensar, gozar, reproducirse…, conforme a las normas de los ideales de su sexo admitidos clásicamente. En los tiempos del estructuralismo, cuando Levi Strauss teorizaba que las mujeres son consideradas como objetos de intercambios entre los linajes fundamentales androcéntricos, Lacan no dejó de observar que hay en ello un “inaceptable” en la posición de la mujer. En ese régimen de “todos los hombres”, la tentativa de asignarle un lugar (esposa, madre, hija…) está condenada al fracaso y no dejará nunca de suscitar la rebelión. Una parte de lo femenino no consigue encontrar su lugar en el mundo, es completamente insituable, y esto no se remonta a ayer.

Cómo decir mejor que la supremacía del padre que está en el fundamento de nuestra cultura, tiene un reverso que Lacan formulo como “la ocultación del principio femenino bajo el ideal masculino”.

SEMBLANTES

La metáfora paterna estaba bien hecha para mostrar que toda esa arquitectura simbólica edípica, construida sobre imágenes y significantes, no es más que una ficción en la que se revela el carácter de semblante, del que Lacan puso de manifiesto su valor y su uso.

El falo que el padre entrega como ideal, emblema de la potencia simbólica es, él también, un semblante del que se revisten tanto los hombres como las mujeres, a merced de una virilización o feminización del parecer (para- ser) para tratar lo sexual. Lacan había anticipado entonces la era del genero fluido, que se ha llevado por delante el binario hombre/mujer.

Los hombres, las mujeres, los géneros de todo tipo, son en primer lugar seres de lenguaje. Pero hay más. La toma de la palabra por las mujeres en análisis obligará a Lacan a tomar en consideración todas las consecuencias sobre la estructuración y las formas del deseo. A tener en cuenta una disonancia entre, por un lado, las posiciones sexuadas definidas en el Otro, que se prestan a todos los desplazamientos semánticos y, por otro lado, el plus de gozar particular de cada uno, que posee una gran inercia a partir de haberlo encontrado una primera vez  de manera más o menos traumática. Después Lacan ira más allá de esta tensión derivada del falo, para entrar en la vía de un goce suplementario que resiste al sentido sexual.

SEXUACIÓN

Lacan introduce el tÉrmino “sexuación”  para indicar el elemento subjetivo de elección, tributario de lo que él llamó “las formulas de la sexuación”. Estas últimas ofrecen puntos de referencia en cuanto a la manera posible de situarse respecto del sexo, más allá de los estereotipos de la designación hombre/mujer. Es así como en el Seminario 20 “Aún”, enuncia esa elección en los términos de “la parte llamada hombre”, “la parte llamada mujer”. La “parte llamada hombre” permite a un sujeto “sea quien sea”, alojarse bajo el régimen de la castración. ¡El régimen del la falta está entonces bien situado aquí del lado del macho! Esta parte delimita por lo tanto el mundo de la sexualidad en el que amamos y deseamos al otro apoyándonos en el fantasma que es siempre fálico.

La “parte llamada mujer”, no está toda tomada en la dimensión fálica, ya que en la raíz de ese “no todo”, Lacan postula un goce suplementario: un goce indecible del cuerpo, sin forma, ni razón. Si se la dice “impropiamente” femenina, es en el sentido en el que es la sexualidad femenina la que lo permite que se le perciba mejor. Esta parte llamada mujer carece de la posibilidad de medirse con los ideales, ya que no se inscribe en el orden de los valores sino que depende de la unicidad. Es una forma de gozar que hace de cada  mujer una excepción y que, como tal, no puede colectivizarse. Por eso ningún nombre puede constituir el conjunto de “todas las mujeres”. El paso decisivo dado por Lacan es, por lo tanto, haber planteado que si las mujeres se encuentran sin una verdadera medicación,  expuestas a ese goce suplementario, no tienen sin embargo el monopolio. También vale para los hombres. Lo que Lacan llamaba “principio femenino” puede entonces generalizarse a los hombres y se aclara como el principio de un goce que se sostiene más allá del principio fálico: proporciona su estatus más profundo al goce.

ASPIRACIÓN CONTEMPORÁNEA A LA FEMINIDAD

Declarando “La mujer no existe”, Lacan anticipaBA una cuestión, sino la cuestión más importante del mundo contemporáneo: ahí “las mujeres”,sí ¡y de qué forma! Están por todos lados. Los hombres no se lo explican y las mujeres tampoco. Las mayores resistencias, con tintes de delirio y de rabia, consisten en querer devolver esta aspiración a la feminidad al orden androcéntrico. ¿Al haber querido “arrinconar al falo”, no precedió Lacan, en cierto sentido, a las neo-feministas de hoy, que querrían liberarse del sentido sexual tal y como se admite comúnmente en el Otro? En cualquier caso, y más allá de las diferentes transformaciones que el neo-feminismo ha conocido desde los años 70, oscilando desde el feminismo político al feminismo de los cuerpos, lo femenino insiste y aparece hoy como una cuestión de fondo que sobrepasa las teorías de género.

Lacan ha seguido una vía muy distinta a la del discurso. La del análisis actualiza la experiencia de lo que Lacan llama el sexo como tal, a partir de la lógica del “no todo”. Ella se apareja con una red más fundamental que la del fantasma, más estable que los semblantes del género, más fuerte que todo, ahí donde existimos verdaderamente y de una manera única. Es la vía del “síntoma” que en ese sentido nos feminiza.

CITA EN 2022

Que existan “las mujeres “y no “La mujer,” no significa que su existencia preceda su esencia sino que “prescinde de la esencia de la feminidad”. ¿Qué podemos aprender en este sentido de la experiencia del análisis? ¿Qué podemos extraer del principio femenino en las curas de hoy, en las de las mujeres como en el de los hombres?  Ganaremos dando a los matemas de Lacan en las formas masculinas o femeninas del deseo, su valor actual.

Es lo que podemos esperar de la Gran Conversación Virtual Internacional de la Asociación Mundial de Psicoanálisis que deberá atreverse a todo ya que… “¡La mujer no existe!”

Hasta luego.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X