PALABRAS DE APERTURA

Por Graciela Sobral – Miembro de la ELP y de la AMP. Co-coordinadora del Espacio del cártel de la Sede de Madrid de la ELP.

Después de Freud, Lacan inició un largo recorrido y su vida institucional sufrió distintas vicisitudes. En 1981, el mismo año en que falleció, fundó su última escuela, que llamó Ecole de la Cause Freudianne y a ella llevó, de su Escuela anterior, el cartel y el pase.

Lacan inventó un dispositivo, el cartel, un lugar que, simbólicamente hablando, era pequeño dentro de la gran Escuela y permitía acercarse a ella más fácilmente.

Esta idea fue muy exitosa en su momento y sigue siéndolo.

¿Cómo pensó Lacan que el cartel resultaría atractivo a las personas que aún no conocían mucho la Escuela? Fue un buen experimento, la creación de un pequeño espacio donde los jóvenes pudieran acercarse y agruparse con unas condiciones muy sencillas: ser cuatro, elegir un “más uno” y ponerse a trabajar el tema elegido por ellos, durante dos años. Se trata de un tema general para cada cartel y uno particular para cada cartelizante y la presencia del “más uno” que pertenece al cartel, que es una especie de coordinador, de referencia, que se ocupa de orientar el cartel para que siga su curso.

Ahora estamos haciendo estas jornadas en Madrid que ponen de manifiesto algunas características de los cárteles. Por ejemplo, el cartel es “intergeneracional”, aquí vemos a los jóvenes del Nucep, a los socios y nuevos miembros y a los “viejos”, estoy contando tres generaciones. Todos ellos se juntan en carteles para trabajar durante dos años. Trabajo en el cual, sobretodo los más jóvenes, van conociendo la teoría psicoanalítica más de cerca, también a colegas y, esto me parece muy importante, haciendo la experiencia de estudiar de otra manera, no a partir de una clase que dicta un profesor sino en el contexto de una pequeña comunidad de trabajo, donde en cada reunión cada uno expone su labor, que se puede discutir con los otros cartelizantes. Al cabo de los dos años cada uno produce y entrega un trabajo que es el producto del cartel, de lo que ha pensado y realizado durante ese tiempo. Luego ese trabajo puede tener distintos destinos: ser el comienzo de una investigación mayor, abrir otras vías o quedar como testimonio de esta experiencia.

El cartel es muy apropiado para nuestra época, es pequeño, rápido y dinámico.

Recuerdo mi propia experiencia y la de otros colegas de entonces, cuando se creó la Escuela del Campo Freudiano de España, que hicimos con alegría muchos cárteles, era algo nuevo, sobretodo para los más jóvenes, que luego nos fue envolviendo y nunca abandonamos. Estoy hablando de 30 o 35 años atrás, desde entonces este dispositivo sigue vigente y esperamos que siga siendo así de cara al futuro.

Ahora escuchareis los productos de algunos cartelizantes, espero que tengamos una grata y laboriosa jornada.

PALABRAS DE CIERRE

Por Blanca Cervera – Miembro de la ELP y de la AMP. Co-coordinadora del Espacio del cártel de la Sede de Madrid de la ELP.

Llegamos al momento de concluir esta intensa jornada de cárteles de la Sede de Madrid de la ELP. Desde la Comisión de Organización, queremos agradecer a cada una de las personas que habéis asistido a estas Jornadas, tanto a los que estáis aquí presencialmente como a los que os habéis conectado desde otros lugares vía zoom. Aprovecho para mandar un saludo especial a Marko Franco Domenak, artista plástico que ha tenido la generosidad de aportar la imagen que da cuerpo al cartel de las jornadas, y que nos acompaña hoy. Nos alegra mucho el interés particular por esta propuesta, por estas Jornadas, por querer escuchar lo que se produce a partir del trabajo en cárteles. Es para nosotros una muestra clara de la vigencia y actualidad del funcionamiento en cárteles.

Hoy ha quedado patente que el cártel llama a acercarse a la Escuela, convoca, a algunos por primera vez y a otros de nuevo. De hecho, son muchas, y diversas, las personas cartelizadas actualmente, y apostamos a que estas jornadas serán además un acicate en este sentido. Os animamos sin duda a cada uno a participar en un cártel, a pasar por la experiencia o a perseverar en ella. No hace falta demasiado, lo decíamos en la convocatoria de estas jornadas, cuatro se juntan en torno a un tema y eligen a aquel que hará la función de más uno. Tras un tiempo de trabajo en común a partir del rasgo propio, el cártel se disuelve dejando de cada uno un producto que podrá ser expuesto a otros.

Agradecemos también a los colegas responsables de cárteles de otras comunidades de la ELP que han estado hoy con nosotros. A Raquel García Ferrer, de la Comunidad Valenciana, y a María Verdejo, de la Comunidad del País Vasco. Con cada uno de ellos, y con las responsables de cárteles de la ELP, Concha Lechón y Victoria Vicente, venimos haciendo un trabajo en común los últimos años. El cártel es un dispositivo que muchas veces se desarrolla en lo local pero que lo transciende, que opera desde el corazón de la Escuela en su conjunto y se vincula a ella. Es por ello que los cárteles no lo son de las Sedes sino de la Escuela. En ella se inscriben y a ella se notifica su conclusión, cuestión que tiene toda su importancia. Es una de las funciones del más uno. La temporalidad y especificad del dispositivo, así como la subversión que propone en relación al saber, pierde su esencia cuando esto no se produce. Además, la Escuela es también la destinataria del saber producido. En este sentido es importante que las producciones de los cárteles puedan salir de la intimidad del pequeño grupo, que no queden retenidas ahí, y sean expuestas a la comunidad que es la Escuela. Las jornadas de cárteles son una vía para ello. Ese es uno de los motivos por los que las venimos haciendo, ya desde hace unos años, en esta Sede. Hay también otros lugares donde exponer las producciones: las Jornadas de la Escuela, los espacios de trabajo de las Sedes, y por supuesto nuestras publicaciones. Las revistas de la Escuela y de las distintas Sedes, los blogs, son destinos deseables y posibles para algunas producciones. Además, ahora contamos con Elaboraciones Provocadas, un espacio en la web de la ELP específico para productos de cárteles que os animamos a leer y a tener en cuenta.

Queremos agradecer por supuesto a cada uno de los ponentes que han estado dispuestos a exponerse hoy aquí, a – como decía antes – sacar sus trabajos de la intimidad de cada cártel y ponerlos al servicio de un trabajo común. También por haber consentido a la concreción y brevedad, enorme, que les hemos pedido. Los habéis podido escuchar, son: Joaquín Caretti, Maria Regina de Paiva, Simón Delgado, Ascensión García Triviño, Silvia Mondelo, Rebeca Hernández, Diana Lerner, Gabriela Medín, Alexandra Reznak y Susana Inés Zima. Hemos podido escuchar trabajos muy diversos de personas también diversas en su relación al Campo Freudiano. El cártel permite eso, que cada uno pueda trabajar, investigar, producir a partir de su pregunta, de su rasgo, haciéndose cargo de él, sea cual sea su recorrido y formación previa. La formación, al fin de al cabo, es responsabilidad de cada uno y nunca concluye.

Agradecer también a las moderadoras de mesa, Mercedes Villén, Miriam Chorne, Julia Gutierrez y Ana Ruth Najles – que lamentablemente no pudo estar hoy pero que trabajó e hizo su aporte en estas jornadas. Agradecemos a cada una su lectura atenta de los trabajos, sus puntualizaciones y su generosidad para animar la conversación, especialmente teniendo en cuenta el breve tiempo con el que han contado para cada mesa. También señalar el entusiasmo que todas ellas mostraron al aceptar nuestra invitación a participar.

Agradecer a las colegas de la Junta Directiva de la Sede, Carmen Bermúdez, Concha Miguelez, Luisella Rossi, y particularmente a su directora Julia Gutierrez, por su colaboración hoy, pero sobre todo por su apuesta decidida por estas jornadas y por el dispositivo del cártel, desde el comienzo de su andadura en la dirección de la Sede. Ha sido un trabajo, el de esta comisión, en sintonía con la Junta, contando con su confianza, empuje y apoyo en todo momento, y queremos agradecérselo.

Y finalmente, pero especialmente, agradecer a la Comisión de Organización de estas Jornadas, que es a su vez la Comisión del Espacio del Cártel de la Sede de Madrid de la ELP, por el trabajo para que estas jornadas hayan sido posibles, y también por la participación sostenida durante estos dos años en esta comisión. Son: Carmen Cuñat, Susana Gopar, Marjorie Gutierrez, Rosa Liguori, Hugo Lock, Sonia Riera, Jesús Rubio, Carol Toala, Alejandro Tolosa, Mercedes Villén, y Graciela Sobral y yo misma como coordinadoras. Ha sido una comisión entusiasta, diversa, puesta al trabajo, en la que cada uno ha ido poniendo lo suyo. Y es precisamente ese trabajo de cada uno, de cada miembro de la Escuela, y de cada socio de la Sede también, lo que hace posible que lo que nos proponemos y hacemos aquí ocurra. La Escuela no está garantizada, es necesario hacerla existir, y eso no es sin lo de cada uno puesto al trabajo común. La vía del cártel es sin duda una apuesta importante, privilegiada, en este sentido. Perseveremos.

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X