Coco Guzmán, Rizoma Salvaje
Coco Guzmán, Rizoma Salvaje, lápiz sobre papel, 2019

Paula Fuentes – Socia de la Sede de Madrid de la ELP

Eco del encuentro “Voces situadas 18, Ley Trans: Vidas y derechos”, desarrollado en el Museo Reina Sofía el pasado 5 de Marzo

En torno al 8 de Marzo del año 2018, surgió un espacio de reflexión dentro del Museo Reina Sofía llamado “Voces Situadas”, con un formato asambleario y de reflexión, que ya cuenta con numerosas ediciones y donde se debate, siempre partiendo de experiencias situadas en la sociedad y conectadas con el presente, acerca de aquellas cuestiones de interés relacionadas con el feminismo, la mujer, la política, el cuerpo, la inmigración, el capitalismo o la utilización del lenguaje, entre otras.

Destaco el significante “situadas”, que muestra concretamente desde dónde habla cada sujeto que participa en el encuentro.

El tema de lo Trans, es de especial interés para nuestro campo del psicoanálisis, por muchos motivos, pero uno de ellos es precisamente por ser una población sensible a acercarse o rechazar un posible análisis, cada uno por sus circunstancias, así como por cuestionarnos sobre los límites de lo simbólico, de la ciencia y de la autolegitimación de los derechos que lleva consigo.

Se parte de la despatologización generalizada de las personas trans, binarias y no binarias y el acceso a los derechos civiles básicos, a partir de la publicación del borrador de la Ley para la Igualdad Real y Efectiva de las Personas Trans, así como de todo el debate y controversias generadas, el papel de los medios de comunicación, la falta de información, la importancia de visibilizar las experiencias y los espacios de escucha o de encuentro, pero también de los posibles errores del debate público actual, el uso del lenguaje, las categoría del sexo y el género, el concepto de autodeterminación de género y las violencias recibidas en diferentes ámbitos cotidianos.

Tanto el moderador como todas las personas invitadas, todas ellas con experiencia trans propia o cercana, emanan una petición, explícita e implícita, de reconocimiento, creo que necesaria para todos, así como una reivindicación de su manera de estar en el mundo, asumiendo y viviendo con asombro el debate generado por sus intentos de lograr algunos derechos civiles, básicos para el día a día, y que precisamente piden que ese reconocimiento no lleve asociado que otro les tenga que decir lo que son o lo que no son, teniendo en mente su intención de encontrar un lugar tranquilo en el que probar a ser y asumiendo lo duro que es atreverse a sentirse mejor en la propia piel de cada sujeto.

Las personas invitadas hablan desde sus experiencias y por tanto de diferentes lugares, el arte y la gestión cultural, la sexología, el periodismo, la sociología, la política, el ámbito académico universitario, la experiencia de gestar un hijo siendo hombre o la experiencia de las trabajadoras sexuales. En todas hay un lugar común en el señalamiento de la dureza de las preguntas psiquiátricas a las que deben someterse y el intervencionismo de lo institucional en su autodeterminación, destacando sus intenciones de no quitar nada a nadie sino de conseguir sus derechos mínimos para tener una vida vivible y que no sólo se trate de sobrevivir. Reivindican derechos laborales, burocráticos, médicos y educativos entre otros, y cuestionan el carácter unívoco que se asume del sexo y del género como genitales y cromosomas.

En todo esto anterior no podemos no estar de acuerdo en general, pero si en lo particular, en el caso por caso, en el anclaje de cada sujeto a la hora de encontrarse en una situación de tránsito o de intentos de ello. Más allá de las cuestiones del lenguaje inclusivo y los intentos, sabemos que banales, de nombrarlo todo, hay un esfuerzo más que nos interpela y es precisamente es de la escucha singular, teniendo en cuenta que para las personas trans los referentes son importantes y determinantes para sus decisiones, y no solo para ellas, y sumando la realidad de lo que sucede, no solo desde la teoría sino desde la experiencia, incluso conociendo la diferencia entre lo que existe y lo que no existe, no solo porque se nombre o no.

En el encuentro, emocionante, se ve que se crean vínculos por lo común vivido y se genera lo que podemos llamar comunidad de goce en cierto sentido, además quien lo escucha se acerca al sufrimiento real de las personas trans, que podemos conocer también en la consulta, pero que a veces no se produce, porque no se suelen acercar a ella. Se habla del rechazo que reciben y del dolor sentido por un debate sobre su existencia, la existencia de un conjunto de personas, no pequeño, personas que ya existen y que sienten que quien se opone a este borrador de la Ley se opone a su existencia con violencia. Cuestionan lo heteronormativo desde un lugar que no lo es menos en algunos momentos, pero que quiere enriquecerse y no quedarse atrás, que se reconozcan sus capacidades en todos los ámbitos, no solo en lo excepcional o en lo artístico por ser la novedad o lo exótico, y que no siempre tengan que pasar por la institución.

Es una Ley imperfecta, pero parece ser necesaria para las personas trans, que aunque con muchas dudas que apuntar desde el psicoanálisis, nos hace cuestionarnos, al menos a mí, cómo podemos hacer para atender a estas personas, sabiendo lo que sabemos y asumiendo lo que no sabemos. Quizá haya que desmarcarse de un discurso público de un todos psicóticos pero cerca de un todo el mundo es loco, dando la palabra pero no siempre todos los derechos solo por el hecho de ser posible desde la ciencia, dando la importancia que tiene el reconocimiento y por tanto el deseo legitimado cuando el primero se produce y permitiéndome pensar sobre aquello que piden, dicen y se esfuerzan en transmitir, encontrándose con los límites del lenguaje que intentan esquivar y con otros.

Siempre nos topamos con un imposible, un real, y así será.

Enlace:

https://www.museoreinasofia.es/actividades/voces-situadas-18

Logo ELP Sede Madrid white

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás la agenda de actividades así como las novedades de La Brújula. Una vez enviado el formulario de suscripción es necesario que confirmes tu email. Para ello, por favor haz clic en el email de confirmación que te llegará a tu email. Si no lo encuentras búscalo en el buzón de Notificaciones, Promociones, Correo basura o similar. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras. 

 

Política de privacidad

Ya casi estamos... recuerda que tienes que hacer clic en el email de confirmación que te acaba de llegar. Gracias

Pin It on Pinterest

Share This
X